Hoy vamos a hablar de la paciencia, una actitud MF muy necesaria en estos momentos, en una sociedad en la que lo queremos todo ya… vivimos en el momento del “Ya”… y también muy necesaria, en estos momentos de pandemia que estamos viviendo ahora, en la que esperamos impacientes la vacuna, esperamos a que vuelva esa normalidad tan deseada…. Y es que la palabra paciencia viene directamente de un término más universal: paz. De hecho, si descomponemos la palabra, podríamos decir que se trata de la “ciencia de la paz”. Y La clase de paz que lleva a la paciencia es, sobre todo, el de la paz interior.

Relación entre la paciencia y el Mindfulness

Para ponernos en situación vamos a recordar muy brevemente lo que es el Mindfulness… el Mindfulness es una forma de meditación, y la meditación consiste en aprender a entrenar la propia mente en el enfoque de la atención, como si se tratara de un “Gimnasio de la Atención Plena”. Entendiendo que:  la meditación es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo, y lo que nos permite es permanecer plenamente conscientes de lo que sucede en el momento presente tanto en el exterior, como también en nuestro interior.

Jon Kabat-Zinn, que fue quien trajo a occidente el Mindfulness y que creó lo que conocemos como el MBSR, que es el mindfulness para la gestión del estrés, quiso mejorar la vida de los pacientes que pasaban por la clínica de Reducción de Estrés del centro Médico de la Universidad de Massachussets…Tal y como Jon Kabat Zinn dijo, MF tiene que ver con “la conciencia que surge cuando decidimos prestar atención a algo de una manera deliberada, de manera voluntaria y sin juicio”. Y nos habla de las 9 actitudes Mindfulness que debemos tener presentes para lograr el máximo en el proceso de la meditación, de tal manera que estas actitudes nos recuerdan el porqué de nuestra práctica.

Estas actitudes no son independientes unas de otras, cada una de ellas influye en el resto de actitudes Mindfulness y trabajar con una de ellas nos llevará con toda rapidez a hacerlo con las demás. Y una de esas actitudes es la que vamos a abordar hoy… La Paciencia.

¿Qué es la paciencia?

La paciencia es una actitud necesaria para vivir en el aquí y ahora, y disfrutar del momento presente… porque el ser impacientes nos trae sufrimiento e insatisfacción, al no permitirnos disfrutar de lo que estamos haciendo, y esa impaciencia por… por ejemplo, querer que llegue el viernes, querer que llegue el verano, querer aquello que tienes planeado, o incluso querer que sea tal hora para salir de trabajar… …  todo ello pensando siempre en un futuro, ya sea cercano o no, y ¿Qué conseguimos? Pues lo fundamental, no vivir el momento, no nos permitimos disfrutar de lo que estamos haciendo, ni estar presentes, ni vivirlo y sentirlo ¿no?

Así que podríamos decir que la paciencia es una forma de sabiduría ligada al reconocimiento de que cada cosa necesita su propio tiempo para desarrollarse. Ser paciente es simplemente estar completamente abierto a cada momento, aceptándolo y es que cuando vamos deprisa para llegar a otro lugar, nos perdemos el presente…. Quizás no demos cuenta de que estamos impacientes por conseguir algo importante y nos perdemos el disfrute de este camino….

A todos nos pasa, incluso el domingo… ya estás pensando que mañana es lunes y que vuelves a trabajar, la rutina, vaya rollo otra vez a empezar la semana… etc etc…

Claramente es fácil ser paciente cuando las cosas van saliendo bien, pero … es difícil ser paciente cuando las cosas no son como queremos, o no nos salen como queremos… es difícil, pero eso también es paciencia, paciencia también significa mantener la calma cuando las cosas no salen como esperamos o cuando nos parece que va demasiado lento, y es que a veces las cosas necesitan su propio tiempo para desarrollarse… puedes plantar una semilla y no por eso va a salir la flor inmediatamente, sino que necesita su tiempo para germinar y florecer, ¿no? de esa misma manera en la que sabemos que la semilla necesita su tiempo, nosotros también nos podemos recordar a nosotros mismos y practicar la atención plena y así vivir y estar presente en este momento, aceptando que las cosas se tienen que desarrollar en su propio tiempo.

Y cuando practicas el estar contigo mismo, con esta atención plena, te das cuenta de que a tu mente le encanta ir hacia el pasado, hacia el futuro y perderse en pensamientos… ¿qué pasa? Que algunos pensamientos nos pueden resultar agradables, otros menos agradables e incluso dolorosos y estresantes…. Y estos pensamientos hacen que perdamos la conexión con el presente….

 

Cómo practicar la paciencia

Para practicar la paciencia, debemos practicar la atención plena, sin embargo, podría parecer una actitud muy pasiva y es que muchas veces confundimos paciencia con pasividad, y es que pensamos que ser paciente es tener una actitud pasiva ante la vida ¿no? pero esto no es así …. Dejar que las cosas fluyan, momento a momento, no significa que veamos la vida pasar, si no que significa que es necesario bajar el ritmo de vida y centrarnos en el momento presente y vivirlo, en la vida haces elecciones, tomas decisiones, renuncias y con ello nos vamos marcando un camino… y vamos caminando, sin pretender llegar en un día, sino ir adaptando el camino según vaya surgiendo imprevistos….

Ser paciente es también saber “esperar” a que lleguen las oportunidades y también saber “aprovecharlas” cuando llegan… es decir ni antes ni después, aprovecharlas en el momento en el que llegan.

Y es que la paciencia, tiene que ver con cómo nos comportamos mientras esperamos…. Esto no significa que no podamos ir deprisa cuando tengamos que hacerlo. Podemos incluso, como dice Jon Kabat Zinn, ir deprisa con paciencia, con atención plena y moviéndonos rápidamente, porque hemos elegido hacerlo.

Por tanto, para cultivar la paciencia podemos, como decíamos, llevar la atención al momento presente y es que no necesitamos estar llenos de estímulos, ni llenos de actividades, es importante que paremos, que tengamos momentos de silencio y que conectemos con nuestro entorno, con lo que estamos haciendo en ese momento…. También tener momentos de silencios internos, practicarla meditación, el mindfulness…, parar… esto es fundamental, darnos un momento de pausa y respirar… inhalando y exhalando profundamente… y como ya dijimos en otro post, practicar el agradecimiento, la gratitud… 

También es importante que dejemos de querer tenerlo todo controlado, y es que no es posible controlarlo todo, porque no todo depende de nosotros.

Ya lo decía el  poeta Horacio, “Lo que no puedes evitar, hay que tratarlo con paciencia”… y dejar de juzgar, y es que juzgamos todo continuamente, si esto nos gusta, si no nos gusta, y es que una cosa que  podemos hacer es traer cualquiera de nosotros una situación a la mente, una situación con alguien o con algo en lo que nos mostremos impacientes y … con esa situación podemos reflexionar el ¿qué hay detrás? Y es que, si rascamos y rascamos en la superficie de la impaciencia, posiblemente nos demos cuenta de la gran energía que gastamos al rechazar que las cosas sean tal como son e incluso culpando a otros…la cantidad de energía que se nos va es tremenda y es que la mente se anticipa y nos volvemos impacientes por nuestro deseo de que las cosas sean como queremos que sean sin permitirnos que sigan su curso natural.

Y es que cultivar la paciencia, tiene muchos beneficios, ¿por qué? Porque tener paciencia significa ser capaz de esperar ante la frustración y ante los problemas, además es una actitud que lo que nos enseña es a estar en calma tanto con nosotros mismos como con los demás, y es que cuando dejamos de lado las prisas, las exigencias del día a día, nuestras propias exigencias que nos marcamos, pues al final estamos más tranquilos… y sentimos esa anhelada paz interior

Helen Steiner, que dice:  “Enséñame a ser paciente. Enséñame a ir más lento. Enséñame a saber cómo esperar cuando no sé cómo hacerlo…”

En OM Mind Coaching te ayudamos a lograrlo…..contáctanos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This