Hoy hablamos de Mindfulness, más concretamente de las actitudes del Mindfulness. Pero antes vamos a poner un poco de contexto para quien no sepa qué es el MF: el Mindfulness se basa en la meditación zen, y fue un médico Jon Kabat Zinn, que en su juventud fue yogui y meditador zen…. quien la trajo a occidente para mejorar la vida de los pacientes con enfermedades crónica para lo que creó la clínica de Reducción de Estrés en el centro Médico de la Universidad de Massachusetts… aunque luego se han realizado muchísimas investigaciones sobre el MF y no es sólo útil para personas con alguna enfermedad sino que para las personas sanas lo es también y mucho  ya que sirve tanto para mejorar la concentración, como para gestionar mejor las emociones…. y en última instancia para sentir más bienestar y felicidad.

 Tal y como Jon Kabat Zinn lo define, “mindfulness es la conciencia que surge al prestar una atención deliberada, en el momento presente y sin juzgar.”

Y nos habló de las 9 actitudes del Mindfulness, puesto que la vida es como un jardín… florece cuando ciertas condiciones están presentes, si hablamos de la atención plena, estas condiciones incluyen las 9 actitudes para la práctica de la atención plena.

Actitudes Mindfulness

Mente de principiante

Vamos a comenzar con la Mente de principiante, esto quiere decir, ver las cosas como si fueran la primera vez que las ves, aplicando la curiosidad. Puesto que en la mente de principiante hay muchas posibilidades… imagínate que miras a tus hijos por primera vez, sin tener en cuenta ni ideas, ni reproches … con ese aire fresco… posiblemente todo en un momento cambia. Se trata de aplicar esta mente de principiante a cada aspecto de tu vida.

A mirar el paisaje cada vez que sacas a dar un paseo o a pasear con tu mascota… y es que puedes pensar que el recorrido y el paseo es siempre el mismo, incluso a lo mejor ni lo miramos y estamos pendientes del móvil, y si aplicamos esta mente de principiante veremos que el paseo nunca es el mismo, nunca hay, por ejemplo, el mismo color, a veces hay sol, otras veces llueve, la temperatura es distinta cada día… multitudes de cosas que son diferentes en nuestro día a día y que si no le prestamos atención no nos damos cuenta.

No Juicio

la vida nos obliga a ir deprisa, tenemos horarios que cumplir, quizás niños que llevar y recoger en el cole… y esto es así, por eso también es importante aplicar la siguiente actitud Mindfulness, que es el No juicio, y es que como bien dices etiquetamos todo, esto me gusta, no me gusta, esto lo quiero o no lo quiero… y así sucesivamente, y no significa que no hagas juicios, sino que te des cuenta de lo enjuiciadores que somos. Vamos a cultivar una actitud de imparcialidad, de neutralidad, llevar la atención al momento presente, ser consciente de ello independientemente de si nos gusta o no, porque realmente la realidad es algo neutro, lo que le da significado es el juicio que hacemos nosotros en base a nuestras creencias que hace que lo etiquetemos como agradable o desagradable…

Y es que llevar la atención al momento presente y no juzgar, es el mayor reto.

Aceptación

Y muy relacionado con esto estaría la siguiente actitud mindfulness que es  la aceptación, y es que, aunque parezca lo contrario, la aceptación es un proceso muy activo, no es nada pasivo, como dice Jon Kabat Zinn “es un reconocimiento activo de que las cosas son como son”. Se trata de dejar de resistirte a lo que es, la mayor parte de nuestro sufrimiento es por resistirnos a algo y a gastar nuestra energía en pelearte con lo que es….  Ahora mismo estamos viviendo una pandemia, esto es así y nos causa tristeza, preocupación, sufrimiento, angustia… millones de sentimientos a cada uno de nosotros, pero esto es así y no nos sirve de nada, salvo para hacernos daño a nosotros mismo, pelearnos continuamente con esta situación….

La aceptación no significa que te tenga que gustar todo, o que tomes actitud pasiva y no seas coherente con tus valores, ni que te resignes, porque muchas veces lo confundimos con la resignación, que te coloca en un lugar de víctima que no puede hacer nada para evitarlo, sino ver las cosas como realmente son en el momento presente, dejar de resistirte a lo que es, aceptarlo y hacer las paces. Es cierto que es muy difícil aceptar ciertas cosas, como es el dolor, pero un primer paso sí es aceptarlo, reconocerlo y desde ahí buscar lo que está en tus manos para vivir con ello sin dejarte arrastrar por el discurso o la narrativa, esa historia que te puedes contar de pobre de mí, mira lo que está pasando…. esto es horrible … no puedo hacer nada….

Dejar Ir

Esto es lo opuesto a aferrarse, y es que cuando queremos algo, nos aferramos a ello, y cuando ha cambiado nos empeñamos en que sea de una determinada forma…se trata de no forzar las cosas.

Permitir a cada situación seguir su propio curso de manera que se vaya desvelando momento a momento. Confiar en el proceso y desapegarnos del resultado…y es que dejar ir, es dejar que las cosas sean… de aceptar las cosas como son.

Y esto no es tan raro, lo hacemos cuando nos vamos a dormir, nos acostamos en nuestra cama y dejamos ir nuestra mente y nuestro cuerpo, si no puedes soltarte, no puedes dormir… hay veces, que todos hemos vivido momentos en los que no hemos conseguido “apagar la mente “por así decirlo, al ir a dormir, este es uno de los primeros signos de estrés, y si tratamos de forzar el ir a dormir, incluso se empeora… ¿nos suena a todos, verdad?

Con lo cual, si puedes irte a dormir, ya sabes lo que significa el dejar ir…ahora sólo tenemos que aplicar este dejar ir cuando estemos despiertos…

Confianza

Cuanto más podamos confiar en nosotros más podremos aprender a brindar confianza a los demás y a los desafíos que se presenten en nuestra vida… se trata de confiar en nosotros mismo, y esto es algo que se puede cultivar con la práctica, porque cuando desarrollas la capacidad de estar contigo en silencio, aprendes a confiar… comienzas a observar tus pensamientos, emociones y sensaciones… y aprendes a confiar en tu intuición.

Paciencia

La confianza nos lleva a la Paciencia, La paciencia es una forma de sabiduría ligada al reconocimiento de que cada cosa necesita su propio tiempo para desarrollarse. Ser paciente es simplemente estar completamente abierto a cada momento, aceptándolo y es que cuando vamos deprisa para llegar a otro lugar, nos perdemos en el presente…. Quizás no demos cuenta de que estamos impacientes por conseguir algo importante y nos perdemos el disfrute de este camino….  A quien no le ha pasado, que, en pleno fin de semana, está pensando en qué va a hacer el siguiente fin de semana, de si va a ir al campo, de si va visitar tal sitio, a comer… y estamos impacientes por que llegue, sin embargo, no estamos viviendo este momento, ¿qué estás haciendo en este momento?

A todos nos pasa, incluso el domingo… ya estás pensando que mañana es lunes y que vuelves a trabajar, la rutina, vaya rollo otra vez a empezar la semana… etc etc…

No esfuerzo

Tal y como estamos diciendo, todos tenemos ideas preconcebidas y siempre estamos en el camino a un momento futuro que sea mejor o tratando de escapar del pasado. Y es que no es fácil porque siempre tenemos cosas que hacer, se trata de dejar de pelear con la realidad y acoger las cosas tal y como son, sin tener que hacer que sucedan… por ejemplo si decides sentarte a meditar y antes piensas: “Me voy a relajar, o voy a controlar mi dolor, o voy a parar la mente”, entonces has introducido una idea en tu mente de dónde deberías estar, y junto con ello viene la idea, pues es que no lo consigo, no me relajo… Y aquí empezamos a etiquetar… este no juicio que decíamos antes,  “Si yo fuera más tranquilo, o más inteligente,  o más esto, o lo otro… lo que nos queramos decir….

Se trata de llevar la atención al proceso, independientemente del resultado y las dificultades que surjan, sin esfuerzo, permaneciendo atento a lo que emerja sin buscar ningún objetivo concreto, entrenar la mente para dirigir la atención al momento presente durante el tiempo que le dediques a la meditación y volver una y otra vez cuando descubres que te has ido del momento presente para, desde ahí, llevarlo a tu día a día.

Generosidad

Seguiría Jon Kabat Zinn con la Generosidad, Y es que el lenguaje del universo es el dar y recibir, el hecho de demostrar que te importa alguien , de dedicarle tiempo, atención, pensamiento a alguien que no eres tú… eso es importante y a todos nos gusta además… recibir, pero también es el ser generoso contigo, quizás notemos la diferencia entre uno y otro… y es que practicar la generosidad de forma consciente, poner atención a las oportunidades que surjan para ser generoso tanto contigo como con los demás nos llevan a la Gratitud, y como decía Cicerón: “Un corazón agradecido es un corazón lleno”. Un corazón que se fija en lo que hay y no en lo que falta, en lo que no hay.

Gratitud

Ya hemos hablado en otro programa de la gratitud y de su importancia… y es que damos por hecho tantas cosas! Damos por hecho el estar aquí, el estar vivos, por tanto … sería tan bueno traer gratitud al momento presente por estar vivos!, y es que mi cuerpo funciona, puedo respirar, me funciona el corazón, el hígado… tantas cosas….

En definitiva, todas las actitudes están interconectadas… si practicas el no esfuerzo, todo está incluido… por ejemplo: ante el ejemplo de sentarte a meditar con expectativas a relajarte, a controlar la mente etc…  si cultivas ese no forzar y llevar la atención al proceso de meditación, sin esperar un resultado concreto, todo lo demás está incluido, la aceptación está incluida porque dejas de pelearte con lo que debería ser y lo aceptas, el no juicio, la confianza, la paciencia, no esfuerzo, generosidad, gratitud… todo está incluido y conectado.

 

 

 

 

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This