En este post vamos a hacer un pequeño resumen de algunas cosillas que hemos ido hablando en este espacio a lo largo de esta temporada, sabiendo que el crecimiento personal consiste en aprender a quererse a uno mismo y aceptarse como uno es. Sabemos que esto no resulta ser siempre tan fácil, puesto que una cosa es reconocer nuestras fortalezas, pero otra cosa bien distinta es conocer y aceptar nuestras limitaciones y debilidades.

Dijo Jung que uno “No alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad”, por lo que sería importante tratar de recuperar aquella parte de nosotros que no nos gusta… hacer consciente esa sombra personal para así poder aceptarla e integrarla a tu realidad….

La vasija agrietada

“Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole:
– Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.

El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente:
– Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces:
– Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?.

Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente cómo eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”

….Y es que…. cada uno de nosotros es como es y tiene sus propias grietas. Lo importante es aprovechar las grietas para obtener buenos resultados.

Lo primero, para poder reconocer las grietas, sería verlas, es decir saber que están ahí,  y que existen…. Por tanto, lo primero y más importante es el “conocernos a nosotros mismos” …. se trata de saber lo que te gusta, lo que no te gusta, tus fortalezas, debilidades, saber qué es lo que quieres conseguir… entender, comprender tus emociones, saber cómo responder ante diversas cuestiones de tu vida, como sabemos, el Mindfulness te ayuda mucho con esta gestión emocional… Saber qué es lo que te hace feliz, buscar tu propósito, el sentido profundo de tu vida… que sería el conectar con la parte más profunda de ti y así poder generar el tipo de vida que te produce esa sensación de propósito, de sentido…

Nos podríamos preguntar ¿qué quiero?  Y con este qué quiero, puedes hacer una lista de tus objetivos y así elaborar un camino para llegar a ellos, el coaching ayuda mucho a esta consecución de objetivo, puesto que el coaching es una herramienta de ayuda muy útil para el desarrollo personal.

Cuestionar tus creencias

Una vez que tengamos el objetivo, es importante cuestionar nuestras creencias, sobre todo hablando de las creencias que nos limitan, aquellas ideas que nos inculcaron de fuera o las que hemos creado nosotros mismos a lo largo de nuestra vida y que hemos dado por “buenas” y que hoy nos frenan y nos limitan… Para poder cuestionar nuestras propias creencias, podemos identificar aquellas creencias que nos limitan para así poder reflexionar y poder cambiarlas… o más que cambiar, sería incorporar una nueva creencia que te ayude, lo que llamamos creencia potenciadora….

Por tanto, teniendo en mente tu objetivo, pregúntate

  1. ¿qué es lo que piensas que te impide lograr tu objetivo? (puede ser una cosa o pueden ser varias, anótalas) Estas pueden ser las creencias limitantes.
  2. ¿qué hechos demuestran que esto que crees que te lo impide, es real?
  3. ¿qué hechos demuestran lo contrario?
  4. ¿qué podrías pensar que fuera más útil en esa situación?

 

Con esta última pregunta pretendemos que incorpores una nueva creencia que te potencie, ¿qué creencia quieres tener?  Por ejemplo la creencia de “las personas no cambian” … que pasaría si la cambiáramos por “Todos tenemos la capacidad de mejorar nuestro carácter si así lo deseamos” ….

Al final se trata de CREER para poder CREAR, porque solamente nosotros podemos cambiar nuestra programación mental para así cambiar los resultados…

Cómo deshacerse de los miedos

De aquí es posible que surjan los miedos, porque el cambio personal, de inicio, da mucho miedo, es salir de nuestra zona de confort, ya sea miedo al fracaso por miedo a no estar a la altura, por no conseguirlo, miedo al error, miedo al rechazo o al qué dirán… Pues ante ese miedo… lo primero que podemos hacer es “Identificar tu miedo”, ponerle nombre… “tengo miedo a __________” es importante reconocer también el detalle de la situación que provoca miedo, es decir si ha habido alguna experiencia, o no… indagar un poco en el porqué de ese miedo…

Una vez que lo tenemos, vamos a poner razón a la emoción, a darle perspectiva… con preguntas como:

 

  1. ¿De dónde viene ese miedo?
  2. ¿es fundado o infundado?
  3. ¿de qué te protege mantener ese miedo?
  4. ¿qué es lo peor que te puede pasar?
  5. ¿Cuántas posibilidades hay de que eso ocurra?
  6. Y si fuera posible… ¿qué puedes hacer para evitar que eso ocurra?
  7. Y si realmente ocurriera ¿Qué harías para solucionarlo?

 

Por último, el pasar a la acción: para ello vamos a preguntarnos ¿Qué tres opciones podrías hacer hoy para bajar ese nivel de estrés? Y sobre todo añadirle un compromiso… ¿Cuándo vas a empezar?

Relacionado está lo que pensamos, con esas creencias de no poder hacer algo… con la emoción, que serían estos miedos que nos surgen y claro…. llevándonos al resultado de si tengo miedo a “lo que sea” no hago lo que quiero”…

Aquí se ve muy bien la interrelación entre pensamiento, emoción y resultado… y es que la relación entre las creencias o los pensamientos y las emociones es muy estrecha, tanto que a veces no somos capaces conscientemente de hacer una separación entre lo que pensamos y lo que sentimos… y es realmente importante observar nuestros pensamientos, porque a cada momento estamos tomando decisiones que nos llevan a acciones concretas, y ello a un resultado concreto. Decisiones en el trabajo, decisiones en familia, decisiones desde que te levantas hasta que te acuestas…. Estas decisiones se basan en esquemas mentales que generan nuestros pensamientos, si nos damos la oportunidad de pensar diferente, actuaremos diferente y el resultado será diferente… así de sencillo.

Y es que, ante una situación de crisis, hay personas que piensan en la oportunidad y otras en cambio lo valoran como una desgracia y la propia emocionalidad que surge de ese dialogo interno les impiden ver otras opciones. Por tanto, es la valoración del evento lo que genera la experiencia de una persona.

Autorregulación emocional

Por tanto, os proponemos hacer una autorregulación emocional, para así generar pensamientos alternativos, invitándote a auto observar el modo en que nuestro cuerpo reacciona a las emociones que ciertas ideas y pensamientos nos generan y que luego se ven reflejadas, como decimos en nuestras acciones. Esto nos ayuda, a ver cómo a veces, los pensamientos nos hacen sentir y actuar de manera que no deseamos, sin ni siquiera a veces, darnos cuenta.

Primero piensa en aquella situación que se repite, que te genera miedo y que hace que no avances, y que hace que el resultado sea siempre el mismo, esa situación que te provoca sufrimiento….

Ante esa situación que tienes en mente, pregúntate:

  1. ¿qué pensamiento viene ligado a esa situación?
  2. ¿qué otros pensamientos van de la mano?
  3. Una vez que tengas anotados aquellos pensamientos que te vienen, pregúntate ahora ¿Cómo te sientes en esta situación? Es decir ¿qué emociones aparecen en ti cuando te vienen estos pensamientos? E insiste ¿qué más te viene?
  4. Observa cómo te hace sentir y reflexiona sobre cómo te comportas en esa situación ¿Qué es lo que haces?
  5. Y por último, esta actuación tiene un resultado, ¿qué consecuencias te trae esa conducta? ¿Cuál es el resultado de tener ese pensamiento ahí?

Y claro, si este resultado no te gusta…. Cuestiónate:

  1. ¿Qué resultado te gustaría? Una vez que lo tengas, pregúntate…
  2. para llegar a ese resultado ¿qué podría hacer?
  3. Si ya lo tienes, pregúntate ahora… para actuar de esa manera ¿Cuál es la emoción que te puede ayudar?
  4. Y, por último, pregúntate ¿qué pensamiento es el que necesitas? ¿Cuál es el pensamiento que te ayudará a conseguir ese resultado deseado…?

El poder de las palabras

En un post anterior, hablamos también de “El poder de las palabras”, porque al final lo que nos decimos nos influye, como decíamos,  las palabras crean realidad… por tanto si nos decimos que no somos capaces… entonces nos lo creemos…

Y es que, al final, el lenguaje es el reflejo de cómo pensamos… si te hablas con dudas, si te criticas o si tu lenguaje es derrotista, quiere decir que tu pensamiento también lo es. Sin embargo, si nuestra forma de hablar es constructiva e inspiradora es porque así también es nuestro mundo interior, nuestro pensamiento.

Y si el lenguaje es consecuencia de como pensamos, podemos influir nuestra forma de pensar, cambiando la manera de hablar…

Las palabras no son inocuas, y dejan huella… lo que nos decimos nos deja huella, tanto para bien como para mal… las palabras contienen la energía de su significado, por eso es tan importante hablar y hablarnos con cariño, amabilidad, con respeto y de una manera que nos dé energía, porque esa energía no solo nos beneficia a nosotros, sino también a quienes nos escuchan, por tanto, con tus palabras también influyes emocionalmente en los demás.

Y fíjate que interesante es esto… porque si tenemos un lenguaje positivo este influirá en nuestras acciones y nos dará el impulso a actuar, por lo tanto, se trata de modificar de manera consciente y deliberada nuestro lenguaje, porque el lenguaje es acción. Y cambiando el lenguaje podemos influir, por tanto, en nuestra forma de pensar, y con ello a nuestro mundo emocional y nuestra manera de actuar…

Motivación y compromiso

Por último, es muy importante, sentirse motivado puesto que la motivación, es necesaria para ese empuje que necesitamos, pero también es pasajera, la motivación se desvanece… esa motivación nace de alguna premisa importante para ti, y eso es precisamente lo que debes recordar para permanecer comprometido, es decir, en esa motivación buscar un compromiso… pregúntate: ¿para qué quieres lograr ese objetivo? Pero no te quedes en un sólo para qué, sino que debes buscar el último para qué lo quieres lograr, imagina que tu objetivo es hacer deporte… pues podría ser:  quiero hacer deporte para adelgazar, entonces pregúntate ¿para qué quieres adelgazar? Para estar más saludable, ¿para qué quieres estar más saludable? Para tener mejor estado de ánimo, ¿para qué quieres tener mejor estado de ánimo? Para llegar a casa más contenta ¿para qué quieres llegar a casa más contenta? Para tener una mejor relación con mis hijos, si este es el último para qué, esa será la razón para seguir motivada/o porque eso lo voy a convertir en prioridad, es decir que será lo primero en lo que pienso cuando me levanto y lo último cuando me acuesto… y esto será así porque tu mente y tu corazón estarán unidos en conseguir tu verdadero objetivo de tener una mejor relación con tus hijos, que es tu recompensa final, que pasa en este ejemplo, por adelgazar.

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This