Hoy vamos a hablar de las emociones y de cómo podemos gestionarlas usando la meditación en atención plena o Mindfulness.

Y es que las emociones, forman parte de nosotros, son comunes a todos los seres humanos, en ocasiones nos sentimos tristes, alegres, sentimos miedo, ira, asco…es importante que entendamos que   “No existen emociones buenas o malas, todas las emociones son positivas en la medida en que nos dan información, otra cosa es que la vivencia nos sea agradable o desagradable”.

Podemos decir que las emociones nos hablan de lo que necesitamos, cuando yo siento una emoción desagradable … responde a una necesidad… ya que todos los seres humanos tenemos tres necesidades básicas: libertad, amor y seguridad.

Así pues, cuando sentimos tristeza, esta emoción, responde a la falta de la necesidad de amor, cuando sentimos enfado o ira, esta emoción de lo que nos habla es de una falta de libertad, y así, cuando sentimos miedo, la necesidad que de alguna manera no está cubierta es la de seguridad.

Para entender cómo funciona la meditación MF en la gestión emocional tendríamos que hablar del cerebro, aunque sea brevemente….  y es que el cerebro está estructurado en tres zonas o sistemas neuronales dispuestos uno encima del otro que están unidos por multitud de conexiones nerviosas, lo que hace que interactúen entre ellos para procesos tales como la toma de decisiones. Estas zonas del cerebro se llaman, de abajo a arriba, el bulbo raquídeo, el sistema límbico y el neocórtex o corteza cerebral.

Qué són cada una y qué funciones tienen las zonas del cerebro:

  • El bulbo raquídeo, Se formó como un desarrollo de la médula espinal y rige las funciones vitales inconscientes para la supervivencia estaríamos hablando de la respiración o el metabolismo. También rige los impulsos, los instintos y los
  • El sistema límbico, Almacena y recuerda la información, la memoria y el aprendizaje. A su vez tiene dos partes que son:
  • El hipocampo, junto con otras partes del cerebro, se encarga de registrar los hechos y los almacena, es el que tiene un papel fundamental en los procesos de memoria.
  • La Amígdala que se encarga de registrar las emociones asociadas a esos hechos, con lo que también interviene en la memoria.

Para entenderlo: “El hipocampo reconoce un rostro como el de un familiar, pero es la amígdala la que le agrega el clima emocional de si le tienes o no aprecio”. Y es que, lo que hace es, una rápida evaluación del estímulo y le dice al cerebro si representa un peligro o por el contrario si es una ganancia al organismo. Es como si la amígdala le dijera al cerebro: “Eso es bueno y deseable; acércate a ello, consíguelo” o por el contrario le dijera: “OJO! Eso es peligroso; ¡huye! ¡Trata de evitarlo!”.

El neocórtex o cerebro racional, es en la especie humana donde más se ha desarrollado. Ayudando a enriquecer la vida emocional del ser humano haciéndola más compleja, aportando mil matices a las emociones primitivas y adaptándolas para la supervivencia mediante su procesamiento intelectual. Añadiendo, en definitiva, razón a la emoción y una nueva dimensión a nuestra vida emocional.

Y es precisamente en este neocortex donde los efectos de la meditación se han demostrado más efectivos.

La meditación en atención plena es, pues, una herramienta muy útil que nos ayuda a equilibrar, procesar y gestionar nuestras emociones.

Se ha comprobado su beneficio en el tratamiento de los trastornos de ánimo, como la depresión o la ansiedad. Y es que, algunos estudios han demostrado que cuanto más deambula el cerebro, menos feliz es la persona. Según un estudio realizado en Harvard “la divagación de la mente es un excelente indicador que predice la felicidad de las personas”. La mayoría de las personas emplea hasta el 46.9% de las horas de vigilia en pensamientos que nada tienen que ver con lo que están haciendo en esos momentos.

Varios estudios han documentado los beneficios de la meditación de consciencia plena en síntomas de ansiedad y depresión. Cuando se sientes tristes los pacientes estudiados, pueden usar la meditación para controlarlos a medida que surgen de manera espontánea, y así disminuir la obsesión que producen.

La depresión se asocia con la tristeza y la ansiedad tiene que ver más con el miedo, y con la práctica de mindfulness conseguimos avanzar día a día en nuestras emociones, ya que aprendemos a chequearlas, reconocerlas y así ponerles nombre:  a lo que pongo nombre, es lo que existe para mí, porque normalmente cuando te preguntan ¿cómo estás? dices normalmente, bien o mal pero realmente no estamos hablando de cómo estamos, sino que estamos valorando cómo estamos, bien o mal

Con la práctica continuada de Mindfulness conseguimos regular las emociones y así logramos ser más felices, y es que Una de las causas de la felicidad es la relación entre el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho…lo cual es un efecto que se ha demostrado que se consigue con el MF, cuando los dos hemisferios están equilibrados la gestión emocional se logra de una forma más fácil para poder regular la intensidad con que se viven las emociones.

Nunca hablaremos de reprimirlas o evitarlas porque sean desagradables, las emociones, como decíamos al principio, están ahí para darnos información y con la práctica de MF lo que logramos es ser conscientes de que están ahí y así poder analizar cuál es la información que me están trayendo para poder utilizarla de manera productiva.

La clave está en darse cuenta, en ser consciente de lo que ocurre dentro de cada uno nosotros. Y es en eso precisamente en lo que te ayuda el MF. En poner luz a tus pensamientos, tus emociones y tus acciones. ¿Cambiaría algo dentro de una pesadilla si supieras que estás en una pesadilla?, ¿qué cambia cuando descubres que, aunque tienes pensamientos, no eres tus pensamientos?, ¿qué cambia cuando descubres que, aunque habitas diferentes emociones, no eres tus emociones?, ¿qué cambia cuando descubres que, aunque realizas determinadas conductas, no eres lo que haces?

A partir del momento en que has descubierto que no eres lo que piensas, ni lo que sientes, ni lo que haces o no haces, la relación que estableces contigo cambia completamente. Dejas de estar “identificado” con algo (una idea, una emoción, un hábito) y empiezas a «desidentificarte” y a darte cuenta de que eres mucho más que tus pensamientos, tus emociones y tu cuerpo.

Ser Consciente

A partir de este momento “Ser Consciente” pasa a ser una elección para ti. Una elección que conlleva la voluntad de vivenciar cada momento de tu vida, sea agradable o desagradable, abrazando la experiencia de estar vivo. Ser el observador de tu mente, de tu cuerpo y de tus emociones, sabiendo que “Eres” más allá de todo esto. Y con el Mindfulness aprendes a ser ese observador de tu mente que en el día a día dejamos de lado.

  • Observo mi mente, soy consciente de mis pensamientos, puedo observar mis pensamientos igual que puedo observar mi mano, pero mi mano no puede observarme a mí. Mi mano no sabe quién soy, igual que mis pensamientos no saben quién soy.
  • Observo mi cuerpo, soy consciente de las sensaciones. Mi cuerpo me permite vivir en el mundo, pero no soy mi cuerpo.
  • Observo mis emociones, puedo ser consciente de lo que siento, habitan en mí, pero no son yo. Solo pasan por mí, igual que las nubes pasan por el cielo, pero no son el cielo.

Podríamos concluir con que, la práctica de la meditación nos ayuda a regular nuestras emociones y nos hace más inteligente emocionalmente, ¿qué significa esto?

Cuando sentimos una emoción desagradable, al haber creado gracias a la meditación en atención plena o MF, ese cambio de perspectiva, nos hacemos conscientes del mensaje que nos trae esa emoción, ayudándonos con ello a la gestión de la emoción.

La meditación ayuda, por tanto, a gestionar emociones y puede transformar el cerebro y, de ese modo, hacer de nosotros personas distintas, y es que del mismo modo que el ejercicio físico, modifica el cuerpo, el entrenamiento mental modifica la estructura del cerebro. Se ha demostrado que los meditadores experimentados poseen más materia gris en el hipocampo, ayudando a la memoria y a las emociones.

Desarrollar la consciencia

El modo más efectivo para conseguir desarrollare la consciencia, es desarrollar una práctica de meditación o mindfulness, y hacer yoga y ejercicios de relajación.

La base del MF está en practicar la respiración atenta, poniendo la atención en tu cuerpo. Respirar es algo básico, algo que en la mayoría de las ocasiones hacemos de un modo totalmente instintivo, sin poner voluntad en este acto. Sin embargo, la respiración consciente reside en poner toda la atención en la toma y expulsión del aire.

Y una vez que estás realizando este ejercicio de atención plena en la respiración, para reforzar a ese observador de nuestra mente que queremos entrenar… hoy la propuesta es trabajar con un tipo de ancla, el etiquetaje, una herramienta que nos ayuda a volver a nuestra respiración y que simplemente consiste en cada vez que nos demos cuenta de que ha venido un pensamiento, lo etiquetaremos en la mente diciendo “pensamiento” y desde ahí con amabilidad y firmeza volveremos a la atención a la respiración, si lo que nos distrae es una emoción, la etiquetaremos como “emoción” y así daremos paso a volver a nuestra respiración, si lo que nos saca de esa atención es un sonido, lo etiquetaremos como “sonido”, si es una imagen como “imagen”…. y así…. SIN JUICIO, una y otra vez volviendo de nuevo a la respiración…

Recomendación:

libro de Biografía del silencio de Pablo dÓrs: un libro muy breve en el que su autor, un sacerdote y escritor, que ha creado una asociación llamada Amigos del Desierto con el propósito de promover y profundizar en la práctica de la meditación, nos cuenta algunas de sus experiencias y reflexiones sobre la meditación que pueden ayudar a entenderla fácilmente.

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This