Hoy traemos algo que escuchamos continuamente, que muchos lo califican como el “mal” de este siglo y es el famoso estrés…y es que la palabra estrés tiene un montón de connotaciones negativas, porque el significado de las palabras vienen dadas por nuestro sentir emocional, el estrés es un mecanismo complejo que pretende ayudarnos, y es que, si vamos andado por la acera y nos disponemos a cruzar un paso de cebra y viene un autobús, nuestro cerebro percibe el peligro y hace que nos paremos en seco.. gracias a eso no nos pasa nada….

Pero ¿Qué pasa cuando nos sentimos estresados continuamente?  bien en el trabajo o en casa, con las tareas, con los niños, nos sentimos estresados con este tiempo de incertidumbre que estamos viviendo, con la pandemia, nos sentimos estresados con nuestras propias exigencias de querer llegar a algún sitio, de ser, de quizás cumplir las expectativas de otros, que al final son expectativas que nos imponemos nosotros mismos… y es que el estrés en cierto grado nos ayuda, nos ayuda a reaccionar ante determinadas situaciones, donde, ante el desafío o el reto una persona se crece, su agudeza mental crece, la concentración también mejora y toma decisiones más acertadas, este es un estrés positivo… pero ¿qué pasa cuando el nivel de estrés no baja? ¿Cuándo sentimos que vivimos en continuo estrés?

Eustrés vs distrés

Este estrés que te angustia, que te acelera, es el que llama distrés, que es considerado el estrés malo… pero antes vamos a explicar lo que es el estrés, y es que el estrés es un estado de hiperexcitación tanto fisiológica como psicológica, fisiológicamente lo sentimos en nuestro cuerpo, lo sentimos como tensión muscular, como dolor de cabeza, lo podemos sentir con tensión en las mandíbulas, un nudo en el estómago, respiración agitada… en nuestros pensamientos, lo podemos sentir como pérdida de memoria, o pensamientos negativos y ello nos lleva a un desencadenante de emociones, ya sean de miedo, ira, tristeza….

Cuando nos sentimos amenazados tenemos las mismas reacciones que los animales, da igual que la amenaza sea física o sea hacia tu identidad o bienestar… la realidad es que te sientes en peligro, aunque la amenaza sea a tu bienestar o hacia tu identidad que en ambos casos la reacción va a ser la misma… la lucha o la huida o ataque. Y claro en esta lucha o huida liberamos las llamadas hormonas del estrés, que son las catecolaminas y el cortisol. ¿qué ocurre? Que cuando la situación termina tienes un periodo de recuperación, si has realizado una competición has activado tus hormonas del estrés a tope porque era necesario pero una vez terminado comienzas a recuperar, es como montar en una montaña rusa, pones tu cuerpo al 100%, no?  pero cuando una persona experimenta un estado de tensión durante un periodo de tiempo continuo sin ser gestionada, manteniendo su cuerpo alerta y en modo supervivencia sin ser así…. es cuando se conoce como Distrés, que es el estrés negativo, y éste puede originar a la larga consecuencias en nuestro organismo, puesto que el cortisol se vuelve tóxico para el cerebro y disminuye la concentración, pude dar depresión, ataques de pánico… además aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cambios en la actividad digestiva, rigidez en nuestro cuerpo, disminuye nuestro sistema inmunológico… es decir niveles altos de estrés pueden producir enfermedades en nuestro cuerpo.

Pero no olvidemos que también existe el estrés positivo, que se llama eustrés y que es el estrés adaptativo, necesario que nos ayuda en el caso de que necesitemos activarnos para realizar algo en concreto o como decíamos antes, por ejemplo, para parar ante el sonido de un autobús que se acerca mientras estamos en el paso de peatones.

Vivimos en una época con muchos estresores:  pandemia, hipotecas, estrés laboral, entre otros…  y si no los tenemos fuera… nos los ponemos nosotros mismos con nuestros pensamientos acercad de las cosas, los demás y el mundo…. y estas situaciones dan lugar a sensaciones, emociones y pensamientos en nosotros, que generan conductas automáticas, reacciones automáticas que es lo que se llama el Ciclo del hábito.

Y es que, ante un estímulo que nos estresa ¿qué hacemos? Pues que nuestro cuerpo reacciona, reacciona automáticamente, o bien se me cierra el estómago, o me pongo nervioso/a, o genero pensamientos negativos… porque el cuerpo lo que quiere es defenderse de lo que la mente considera peligroso, y esta reacción genera una conducta que conlleva unos resultados, una recompensa. Por ejemplo, ante una situación en la que me siento triste o enfadada porque he tenido un mal día en el trabajo y ante ello, me encierro en mi casa y no quiero hablar con nadie… esto es mi conducta y genera un resultado, una recompensa y es que nadie me molesta, aquí el problema está cuando generas un patrón y siempre pasas por este bucle… me siento enfadada, me encierro en mi misma y no hablo con nadie… creando un hábito,  reforzando este ciclo de reacción automática del estrés… sin mediar ningún tipo de consciencia para deternerlo y al final en este ejemplo nos quedaríamos solos

Y así con muchísimos estímulos que pueden ser estresores, desencadenantes de estrés, ya sea una mudanza, un cambio de trabajo, una decisión… y aquí se puede considerar que es un estrés lógico ¿no? un estrés puntual, , el estímulo viene de fuera y actuamos, el problema es cuando vivimos como decimos, en estrés continuo, imagina tu cuerpo que se siente amenazado continuamente, como si fueras a sufrir un ataque de un animal, de un tigre… imagina el impacto que tiene esto a nivel de sensaciones físicas, a nivel de emociones y a nivel de pensamientos… porque estos tres niveles están interrelacionados: pensamiento, sensación y emoción. Para que entendamos esta relación, ante un estímulo estresante, como por ejemplo hablar en público, puedo pensar… no soy capaz, me voy a quedar en blanco, ante este no soy capaz puedo sentirme frustrada, enfadada, esta sería la emoción y al sentirlo así se me cierra el estómago… con lo cual pensamiento, sensación y emoción están profundamente interrelacionados. Por tanto, si ante la propuesta de hablar en público, respondo de manera automática… me siento incapaz, y con ello rechazo la oferta, y como me lo he creído cada vez que salga esta opción actúo de la misma manera creo un patrón en mi… y al mismo tiempo creo en mí una creencia limitante.

En este caso, el distrés se habría originado por un pensamiento pero al estar tan interrelacionados entre sí puede suceder que lo que sientas es un dolor en el cuerpo y eso sea lo que te genere un pensamiento de, y a qué se deberá este dorlor, no quiero que esté ahí….y eso sea lo que te genere por ejemplo impotencia, la emoción….por lo tanto el estrés puede originarse a cualquiera de los tres niveles como decíamos antes y activar  los mecanismos de defensa del cuerpo

Mindfulness y estrés

Las consecuencia de vivir en estrés o, como ya hemos dicho en distrés, a la larga en nuestra salud pueden ser importantes, como decíamos anteriormente, y el Mindfulness nos puede ayudar a ver que la situación puede ser difícil, que probablemente lo será y eso no lo vamos a quitar, no va a desaparecer… ahora mismo estamos viviendo una pandemia mundial y esto es así y esto no lo podemos cambiar, no se trata tampoco de rechazar la situación o querer convertirla en otra cosa, si no de observarlo tal y como es, no como algo bueno ni malo, sino con más neutralidad…

Con Mindfulness podemos pasar de la respuesta Automática a la respuesta con distancia, con perspectiva, observando nuestra propia conducta y como entramos a esta reacción… podemos, aunque sea por décimas de segundo ante la situación desencadenante de me siento enfadada y grito al primero que pase con el coche delante de mi, a … estoy enfadada, respiro, observo y actúo.

Además el mindfulness, te lleva a estar en el aquí y en el ahora, no permite que la mente te proyecte al futuro para ver todas las desgracias que te pueden ocurrir, ni para ver todo lo que puedes conseguir, ni te permite que te proyectes al pasado para ver todas las cosas de las que te lamentas, sino que te mantiene en el presente. Por lo que, si aprendemos a llevar la atención al presente, al aquí y al ahora, a llevar la atención a las pequeñas cosas del día a día, a aquellos momentos que vivimos y nos resultan agradables, a un paseo, a una conversación … si aprendemos esto, es muy difícil que experimente ansiedad o angustia al mismo nivel que experimenta alguien que no tiene gestionada su mente, no que no tengamos ansiedad si no que el nivel es menor.

Con lo cual ¿por qué no intentarlo no? tenemos nuestra respiración para gestionar este tipo de estrés negativo, podemos respirar y poner toda nuestra atención al momento presente…

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This