Hoy el tema que vamos a tratar es la frustración,  y es que la frustración es una emoción que suele darse por lo general, ante situaciones en las que no conseguimos aquello que esperamos o deseamos. El no conseguirlo nos hace sentir fracasados… y nos puede producir estrés, e incluso depresión… Por tanto, vamos a entender que la frustración es una emoción, y como tal saber gestionarla es muy importante.

Como sabemos no existen emociones buenas ni emociones malas, sino que algunas se sienten desagradables y otras agradables, pero, como ya hemos dicho en otras ocasiones, todas las emociones son necesarias porque nos traen un mensaje, y saber cuál es el mensaje y de qué necesidad nos habla que necesitamos cubrir, es fundamental para la vida, y es fundamental para nuestro crecimiento personal.

Expectativas y Frustración

La frustración tiene que ver con las expectativas que tenemos, con las expectativas que ponemos en algo, es decir en la frustración la realidad no corresponde con la expectativa. Imagínate que te has preparado para un examen importante, o para una entrevista de trabajo… y al final, después del esfuerzo, de la ilusión y de la energía que has puesto, no lo has conseguido… aquí es cuando surge este sentimiento de frustración y tiene que ver, también con el control, y es que no todo lo podemos controlar y no pasa nada por ello… entonces… si sabemos que no podemos controlarlo todo, ¿por qué nos frustramos? Pues en este caso, podría ser porque has dedicado mucho tiempo a ese objetivo, le has dedicado tiempo de tu vida a conseguirlo, entonces aquí te quedas con la sensación de fracaso, de tristeza… incluso te quedas sin energía, por lo que saber gestionar esa frustración es muy muy importante, porque además generamos pensamientos muy negativos, muy machacones hacia nosotros mismos, claro.

A veces es inevitable…, es tiempo, ilusión y luego fracaso… eso nos frustra….Pero lo más importante ante ese sentimiento de frustración sería el no dejarnos llevar por la emoción que venga, ya sea de enfado, rabia, tristeza… es importante darnos permiso para parar, para reflexionar ante lo que ha ocurrido, para poder buscar otras opciones y alternativas. Es inevitable sentir tristeza o enfado… pero como es una emoción, con su intensidad y duración, por lo que es importante es que la aceptemos, dejar que pase y luego salir de la emoción para poder seguir.

Y es que todos en algún momento hemos sentido esa sensación de frustración ante una circunstancia no deseada en nuestra vida, pero el problema surge cuando esa sensación nos atrapa y nos impide volver a emprender nuevos proyectos o retos, por miedo a volver a fracasar, a que no salga como queremos, por lo que, no aceptamos el fracaso, cuando podríamos verlo desde una perspectiva de aprendizaje.

¿Por qué unas personas se frustran más que otras?

Algunas personas toleran mejor sus frustraciones, que no significa que no se sientan frustrados, sino que tienen mayor tolerancia, y esto puede ser por cómo se han criado, por sus creencias, por sus experiencias de vida  o por su propio desarrollo personal…

Otro factor muy importante es la empatía, y es que la empatía es algo que necesitamos desarrollar y aprender, porque superar la frustración va de la mano de desarrollar la esa parte de nosotros de ponernos en el lugar de los demás para entender su emoción.

Por tanto, desde niños es vital que se trabaje con la frustración emocional.

Tolerancia a la frustración

Es normal sentir frustración, y más cuando empleas y pones ilusiones, pero… ¿Qué ocurre con las personas que se frustran con facilidad? en ese caso estamos hablando de baja tolerancia a la frustración, y tener baja tolerancia a la frustración es un problema hoy en día, por el ritmo de vida que llevamos, porque nos enfrentamos a más circunstancias que nos pueden generar ansiedad…

Las personas que tienen baja tolerancia a la frustración suelen tener dificultades para entender y gestionar sus emociones, suelen ser mas impulsivas, impacientes y por norma general quieren satisfacer sus necesidades de forma inmediata, esto les puede llevar a sentir mayor estrés y ansiedad.

Además, las personas con baja tolerancia a la frustración creen que todo gira a su alrededor, les cuesta ser flexibles, se desmotivan fácilmente antes las dificultades… y en algunos casos realizan chantajes emocionales para conseguir lo que quieren.

No todos tenemos o sentimos la frustración de la misma manera, ni con la misma intensidad, evidentemente, pero si tenemos algunas características comunes, como es, la tristeza, ansiedad, pérdida de confianza en uno mismo, problemas para concentrarse, para dormir… incluso, La baja tolerancia a la frustración puede llevarnos a evitar emprender tareas o proyectos simplemente por la posibilidad de no conseguir llevarlas a cabo como nos gustaría, esta frustración, esta intolerancia a la frustración, nos puede llevar también a la  procrastinación con mucha facilidad.

Cómo gestionar la frustración

La frustración forma parte de la vida, pero es importante aprender a gestionarla adecuadamente para que no dañe nuestra autoestima ni suponga un problema mayor.

Y como decíamos, la frustración es una emoción y cuando no somos capaces de asimilarla es aquí cuando pueden aparecer sentimientos como culpa, ira, ansiedad….

Para entenderlo mejor, la tolerancia a la frustración es la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para hacer frente a esta emoción. Y cuanto mayor nivel de tolerancia a la frustración tengamos antes nos repondremos, porque aceptaremos la situación y buscaremos un plan alternativo… por tanto, lo que podemos hacer es:

  • Darnos cuenta de lo sentimos y aceptarlo, que no significa que lo veamos bien, sino de reconocer que las cosas son como son, y es que a veces confundimos aceptación con resignación, y la resignación nos coloca en el lugar de víctimas mientras que la aceptación es dejar de resistirnos, entender lo que está sucediendo para, desde ahí, poder actuar de la forma más adecuada posible. Por tanto, no huyes del sentimiento de frustración, pero tampoco te recreas en él…
  • También lo que podemos hacer, es analizar la situación, porque muchas veces nos frustramos porque no sabemos qué ha podido salir mal o no sabemos qué hacer.
  • Y cuando tienes una perspectiva mas amplia, ahora ya es el momento de pensar en eso que te frustra, y de decidir qué pequeño paso puedes dar para mejorar esa frustración.

Por tanto, son puntos clave la aceptación, el análisis de la situación, qué es lo que ha ocurrido y qué podemos hacer, y decidir qué pasos puedes dar…

También, tenemos que darnos cuenta de que la gran mayoría de las veces las cosas no son tan catastróficas como las solemos pensar, y que podemos aprender de las frustraciones, porque nos enseñan que eso que hemos hecho no funciona y podemos buscar otras estrategias, podemos buscar otros caminos.

Una de las cosas que podemos hacer es:

  • Reflexionar si realmente es tan horrible o tan terrible que las cosas no hayan salido como lo has planeado.
  •  Pregúntate ¿Qué es lo más horrible que podría suceder? 
  • ¿Realmente esta situación es tan intolerable?  
  • Califica de 1 a 10… Siendo 10 lo peor que puedas imaginarte…¿Cuán terrible es la situación? 

También nos ayuda el respirar profundo y relajarnos porque así no tomamos decisiones precipitadas cuando estamos alterados, y aceptar que las situaciones a veces son difíciles , que hay cosas que no podemos cambiar, por lo que solo podemos decidir que actitud queremos tener ante ellas. 

Qué importante es cuidar de nuestro bienestar emocional, gestionar bien lo que sentimos es primordial, la salud emocional, el saber qué sentimos, cómo nos sentimos, el ponerle nombre es el primer paso y es que, toda emoción tiene una intención positiva, como decíamos antes, todas las emociones nos traen un mensaje, en cuanto que nos hablan de una necesidad que necesitamos cubrir.

 

Por tanto, identificar nuestras emociones es vital para tener una buena gestión emocional, entendernos, tener un buen autoconocimiento interior. Y es tan importante porque si no identificas tus propias emociones te dejas llevar por tu propia vida, sin capacidad de influir en lo que ocurre en tu interior y poder elegir lo que realmente sea más adecuado para ti.

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This