El post de hoy viene inspirado por una charla de Victor Küppers que habla de la importancia de la actitud… y que hoy os queremos traer aquí.

El habla de la actitud, diciendo que “La actitud es nuestra forma ser” y nos presenta una fórmula…  que en definitiva sería para saber cuánto vales tú como persona, y esa fórmula es:                                    

                                                                                        V = (C + H) x A

                                                      Valor persona = (Conocimientos + Habilidades) x Actitud

Y es que como bien sabemos para todo en esta vida es importante tener conocimientos, si eres médico, profesor, administrativo, si trabajas de cocinero, limpiando… para todo hace falta una formación, y también es importante la habilidad o experiencia que tengas en el campo o área en la que quieres trabajar, habilidad que te haga ser una persona única… , pero lo más importante de la fórmula, como dice Victor Küppers es que la C,( los conocimientos) suman… la H, de habilidad suma, pero la A (de actitud), multiplica.

La actitud que una persona tiene ante determinadas situaciones hace que esa se resuelva de una mejor o peor manera. Lo reflejamos también cuando hablamos, si nuestra manera de hablar es optimista o derrotista, la actitud también es la manera en la que nos comportamos… por tanto, nuestra actitud es la que hace que seamos de una determinada manera o de otra… y es lo que nos diferencia unos de otros, es nuestra forma de ser….

A veces, determinadas situaciones nos hacen difícil pensar de manera positiva…  Se puede trabajar nuestra actitud,  y podemos cambiar… porque problemas siempre hay, todos tenemos una historia, y hay cosas que no se le pueden quitar valor, si tienes un problema lo tienes, si te has quedado sin trabajo, estás enfermo… todo eso ocurre, pero tu actitud determina como quieres vivir tu vida… A veces, la forma en la que uno mira la vida y se enfrenta a lo que le depara marca la diferencia entre la felicidad o la desdicha, entre la satisfacción o la frustración. Porque a veces, lo que nos pasa o, al menos, cómo lo percibimos, es una cuestión de actitud. 

Y la actitud se trabaja, poquito a poquito, avanzando, creando hábitos que sean duraderos y nos hagan cambiar nuestra forma de ser de manera firme, porque todos en alguna ocasión hemos tenido pensamientos negativos, de cosas que podrían salir mal, o de consecuencia de ver lo mal que estoy ahora, o nos repetimos continuamente que no soy capaz, y al final los pensamientos te convierten en lo que eres. Si estás repitiendo constantemente que no eres bueno para nada, o que todo en tu vida está mal, sólo hace que eso se convierta en tu realidad.

LA QUEJA

Hay personas que han adoptado una actitud negativa, pesimista y no encuentran salida a lo que les ocurre, a veces estas personas traspasan la responsabilidad a otras personas, es cuando “siempre el culpable es el otro” de lo que le ocurra… y hay personas que tienen una actitud positiva, alegre, son optimistas… y es que saben que las vida es como es y que sea buena o mala es cuestión de actitud… y suelen cambiar la “queja” del pesimista por la acción… porque una actitud positiva provoca una reacción en cadena de pensamientos, eventos y resultados. 

Las quejas nos permiten manifestar que no estamos de acuerdo con una situación o la actuación de una persona. Pero claro, ¿qué ocurre cuando éstas nos definen? Son muchas las personas que utilizan las quejas en su día a día. Se levantan con ellas, comen con ellas, trabajan con ellas y hacen de ellas su vida.

Es normal que nos quejemos de aquello con lo que no estamos conformes. Pero las quejas continuas y excesivas pueden evitar que veamos la realidad.

Y es que a veces nos quejamos constantemente por todo, porque nuestra pareja no nos da lo que necesitamos, porque hace frío, porque hace calor, porque tenemos poco tiempo, porque tenemos mucho…. Y la pregunta es ¿si nos quejamos por qué no cambiamos? A veces la queja lleva dentro una manipulación, querer llamar la atención… por lo que es importante abrir los ojos a la realidad, aunque sea difícil … porque una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes.

CLAVES PARA TRABAJAR LA ACTITUD

Y como decimos, tu forma de ser, tu actitud, esta fórmula que nos da Victor Kúpeer, la puedes cambiar… puedes trabajar y para ello nos da unos tips muy interesantes que nos ayudan.

  1. Vivir de manera alegre. Porque tú decides tu estado de ánimo, de ti depende cómo quieres tener tu día, si lamentarte o dar gracias por lo que tienes… por lo que, si te sientes desanimado, haz una lista en ese mismo momento de las cosas buenas que tienes, una lista de razones para ser feliz, cuanto más larga sea la lista mejor… porque todos tenemos cosas buenas, partiendo de que te levantas por la mañana y estás vivo…
  2. Ser buena persona, no hacer daño y ayudar en la medida de lo posible a los demás, ser amable, dar las gracias, sonreír…
  3. Salir del bucle, porque es muy difícil intentar pensar en otra cosa cuando algo te sale mal o no te sale como lo tenías planificado, entonces tu cabeza empieza con el bucle, esto sucede cuando no paras de darle vueltas una y otra vez a lo mismo… a todos nos habrá pasado en alguna ocasión, de levantarte con un pensamiento, y acostarte con el mismo, y estar en bucle todo el día… dándole vueltas a lo mismo, además lo curioso de esto es que somos conscientes de que estamos en bucle pero no salimos… y no es bueno estar hablando de lo mismo, quejándote de lo que no funciona, enfocándote en lo negativo…¿no? por eso es importante, parar, reflexionar y dejar de darle tanta importancia…
  4. Cuidar lo importante, valorar lo que tenemos, porque a veces valoramos lo que tenemos cuando no lo tenemos… valorar las relaciones, las amistades, la familia …
  5. Poner pasión e ilusión a lo que hagas, porque cuando pones pasión e ilusión, más tarde o más pronto lo conseguirás, cuando pones pasión e ilusión te saldrá mejor, porque lo has hecho lo mejor que has podido o sabías y eso te hace estar tranquilo…
  6. Ser agradecido, ya hablamos en un programa de la importancia de ser agradecido, porque tenemos muchas cosas por las que estar agradecido… y qué importante es dar las gracias, valorar los esfuerzos y celebrar los resultados…

 

Y para todo esto ayuda muchísimo la meditación, el mindfulness, vivir el momento presente y no quedarte en lo vivido del pasado o en la ansiedad del futuro incierto….

Con esto, no estamos diciendo que es fácil, de hecho, es difícil, lo que tienes que recordar es que vale la pena tener una actitud positiva en la vida, si quieres cambiar tu vida, entonces harás lo posible por cambiar tu manera de pensar y ver la vida… y ello te hará cambiar… por tanto, recuerda:  

 «Empieza el día con buenas intenciones y prepárate para tener una buena actitud. Lo importante no es lo que te ocurre, sino cómo respondes». Ken Blanchard.

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This