¿Cómo ayuda el mindfulness con el dolor emocional?

 El dolor es un indicador de que algo no va bien en nuestro cuerpo, además el dolor es incómodo, a veces incluso nos puede condicionar…, ya hablábamos en otro post del dolor físico, pero también existe otro tipo de dolor, que a veces puede ser tan intenso o más que el dolor físico, que es el dolor emocional, un dolor que puede venir de una ruptura, una pérdida, una traición, una mentira… Incluso este dolor emocional, que está o puede estar muy unido al cuerpo, podría desencadenar en un dolor físico, ya sea en forma de dolores de cabeza, en el estómago, con vómitos y malestar o incluso en problemas de la piel, como eczemas, dermatitis… etc

Además, Al igual que ocurre con el dolor físico, el dolor emocional es, en cierta medida, funcional y adaptativo: ya que permite que evitemos situaciones que pueden ser dolorosas o que busquemos protección ante acontecimientos que no nos gustan. Sin embargo, deja de serlo cuando se convierte en un sufrimiento prolongado en el tiempo o permanente o supera las capacidades y/o recursos personales.

Por tanto, el dolor emocional es igual de importante que el dolor físico, igual que buscamos remedios y tratamientos para aliviar heridas, dolores del cuerpo… podemos trabajar con nuestro dolor emocional.

Para poder gestionar el dolor emocional, el primer paso es ser consciente de su existencia, de que está y no huir de él.  Carl Jung dijo: a lo que te resistes, persiste

 Por tanto, el objetivo principal es aprender a reconocer y gestionar nuestras emociones, y no resistirte a ellas, reconocer que nos sentimos tristes, que nos sentimos angustiados o que sentimos miedo. Y La exploración corporal nos puede ayudar a ponernos en contacto con emociones difíciles, desalentadoras e incluso abrumadoras.

Por ejemplo, en el caso de la ansiedad. Si no eres consciente de la ansiedad en el momento, podría estar influyendo en tu comportamiento de manera que en lugar de aliviar la ansiedad podemos provocar que aumente… La exploración corporal, como decimos, nos ayuda a sintonizar las sensaciones físicas que pueden servir como señal de si ciertas emociones están presentes. Si hablamos de la ansiedad, puede ser que notemos presión en el pecho, tensión en los hombros o en la espalda o calambres en el estómago… por lo que podemos usar la conciencia de estas sensaciones para darnos cuenta de que nos sentimos nerviosos, y así poder trabajar con esta emoción antes de que vaya a más.

Consciencia de las emociones

Existen ciertas barreras que hacen que no seamos conscientes de nuestras emociones, una de ellas es que a veces confundimos lo que pensamos con lo que sentimos, a veces decimos, por ejemplo… “me siento perdido-a”, aquí la idea puede ser que no sabes qué hacer, pero la emoción sería algo así como el miedo, la tristeza… y es que cuando los pensamientos se confunden con las emociones a veces es porque la emoción se esconde en un intento inconsciente de protección.

También, a veces no somos conscientes de nuestras emociones porque de pequeños, para protegernos…  nos las hicieron ocultar… diciéndonos, por ejemplo, no llores, no estés triste… no tengas miedo… por lo que de mayores sentimos que tenemos que reprimir estas emociones.

Además, las emociones son intangibles, con lo cual nos cuesta ponerles nombre y a veces no tenemos un vocabulario  amplio para hablar de emociones.

Identificar la emoción en el cuerpo

El Mindfulness nos ayuda mucho a identificar y reconocer la emoción en el cuerpo…  Como ya sabemos, El cuerpo tiene su propia sabiduría, y si escuchas y prestas atención, puede comunicarse y hacerte consciente de dónde la tensión física, los pensamientos y las emociones están dentro de tu cuerpo. Hay una investigación sobre sensaciones físicas, pensamientos y emociones que se llama el triángulo de conciencia, ya que es un viaje hacia la totalidad de nuestra experiencia humana.

Pero también el Mindfulness nos enseña a sostener el dolor propio y el ajeno. Cuando nos entrenamos en esta disciplina se nos ofrece una forma de estar en el mundo más auténtica, más humana, para poder acercarnos de frente a cualquier sentimiento y a cualquier emoción. 

 

Cómo comenzar

Os recomendamos, por un lado, la práctica del escáner corporal. Y es que practicar el escáner corporal une nuestro cuerpo y nuestra mente, para la salud física y el bienestar mental. La meditación de escaneo corporal es una forma de meditación, que pretende ayudar a expandir la conciencia mente / cuerpo, liberar tensión y calmar la mente.

Se puede practicar como una meditación guiada dirigida o la podemos realizar en solitario. Una meditación exhaustiva puede durar entre 30 o 45 minutos de relajación y de enfoque.

También puedes empezar con este vídeo en el que te ayudamos a crear consciencia corporal para liberar tensiones.

Ejercicio para liberar el dolor emocional

Y también, os recomendamos un ejercicio que podemos hacer en cualquier momento… y es el siguiente:

Busca un lugar tranquilo en el que puedas dedicarte unos minutos para ti, para escuchar tu cuerpo, y con ello para reflexionar…

Siéntate en una postura cómoda, puedes cerrar los ojos, si así lo deseas…  y tómate unos instantes para ti, conectando con tu respiración…

Toma un par de inspiraciones profundas y espiraciones largas y pausadas… lleva la atención a tu cuerpo….  Y pregúntate:

  • ¿en qué parte de tu cuerpo sientes la emoción?
  • Una vez identificada… ¿cómo te sientes al manifestarse en tu cuerpo?
  • ¿qué imágenes te vienen a la cabeza cuando piensas en esa emoción?
  • ¿Qué piensas al sentir esa emoción?

Es bueno, que tomemos también unos minutos para anotar, lo que hemos sentido y lo que hemos pensado….  Y puede ser que nos lleve un tiempo a desarrollar esta sensibilidad a las emociones y a como se manifiestan en el cuerpo, por tanto, lo primero “el no juicio” a nosotros mismos, Todo lo que se requiere es ser conscientes de que sucede.  Y si en este momento no eres capaz de conectar una emoción específica con sensaciones corporales o no puedes pensar en nada para escribir al respecto, sabes que siempre puedes volver y hacer esto más tarde.

Es importante recordad que la meditación, para la mente es como un músculo para el cuerpo, se fortalece al entrenarla. Al igual que el ejercicio moldea los músculos, el mindfulness moldea el cerebro, haciéndolo más resiliente ante la adversidad y más propicio a la felicidad.

 

 

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This