Vamos a hablar en el post de hoy de la motivación, y es que en nuestro día a día a veces nos ocurre que dejamos de lado aquellas cosas que nos gustan y que nos motivan ¿verdad?

y, otras veces, no sabemos qué es lo que nos gusta porque no nos paramos a pensarlo, vamos rápido, vivimos rápido y no nos escuchamos a nosotros mismos, a veces no nos sentimos motivados en nuestro trabajo… hay muchos tipos de motivación, pero hoy nos vamos a centrar en la motivación entendiéndola como aquello que nos ilusiona, que nos gusta, porque si hacemos algo por nosotros, que nos guste, se activa nuestra ilusión, nuestros pensamientos y emociones y esto nos beneficia en otras parcelas de nuestra vida.

Por qué se nos va la motivación

Existen muchas razones por las que nos puede faltar la motivación. A veces nos sentimos bloqueados, esto puede ser por muchos pensamientos, de proyectos inacabados, distracciones, tareas poco productivas… y esto hace que nuestra mente esté dispersa.

Y cuando nuestra mente está dispersa o bloqueada, solemos ver todo lo negativo, a veces incluso con pensamientos de machaque hacia nosotros mismos, por no haberlo hecho, por procrastinar, y aquí sería bueno que nos diéramos cuenta de que la motivación puede irse rápidamente, pero también puede volver rápidamente….

Para mantener la motivación es importante tener ilusión por algo, de hecho, vivimos preocupados por resolver problemas, vivimos ocupados por el trabajo, por hechos del día a día y a veces no dejamos espacio para la ilusión, y es muy necesario mantener la ilusión, cultivar ilusiones, cómo cuando éramos niños… que no significa que la vida no tenga o traiga problemas, pero no quita que seamos amables con nosotros mismos y nos permitamos tener ilusiones… y así vamos creando mas posibilidades para nosotros mismos…

Y es que, teniendo ilusiones, nos es más fácil mantener la motivación, porque motivar es darte motivos para conseguir lo que te ilusiona y también es recordarte que tienes que esforzarte, por supuesto, que tienes que dar pasos para avanzar hacia tu objetivo, hacia lo que te has propuesto y que si quieres adelgazar quizás un primer paso es comprar comida saludable, planear que ejercicio quieres hacer o elegir un dietista…

Motivarte por algo requiere un compromiso, la motivación puede irse, y es que un día puedes sentirte muy motivado con la idea de, querer incorporar un habito en tu vida como puede ser dormir 8 horas e imaginarte cómo lo vas a hacer, cómo te vas a organizar, lo bueno que va a ser dormir 8 horas, vas a estar despejado-a etc… y en 2 -3 días igual ya no te sientes tan motivado en seguir haciéndolo, y es que necesitas el empuje de la motivación, la ilusión de querer comenzar pero para que no se vaya este empuje necesitamos tener un compromiso.

Cómo podemos mantener el compromiso con nosotros mismos.

Cada uno tenemos que buscar lo que nos ayude, teniendo en cuenta que el compromiso es la manera de seguir avanzando hacia tu objetivo, porque cuando estás comprometido por ejemplo con lo que comentábamos de dormir 8 horas diarias, no te permites abandonar… pero no te permites abandonar si estás motivado, y para ello la clave es el tener claro el para qué quieres hacerlo… porque esta motivación nace de algo importante para ti, y lo debes recordar para permanecer comprometido, es decir esa motivación busca un compromiso. 

Te puedes preguntar:

  • ¿para qué quieres dormir 8 horas? Para estar mas descansado-a y rendir más…
  • ¿para qué quieres estar mas descansad@ y rendir más? Para no tener la sensación de que estoy demasiado cansado y no tengo tiempo para nada
  • ¿para qué…. y así hasta que encuentres tu motivación real…
  • Quizás tu último para qué es para tener mejor humor y no estar siempre enfadado con tus hijos… y esto sea lo que te mueve a mantener el compromiso

 

Qué  hacer para recuperar la motivación

Hay muchos ejercicios para recuperar la motivación, hoy os hemos traído una herramienta para Recuperar la ilusión.

Para poder realizarla nos tendríamos que centrar en las cosas que nos gustan y que además se nos dan bien para así ir generando tu motivación, por lo que pregúntate a ti mismo ¿qué es lo que te ilusiona?, puedes crear un espacio de reflexión, en tu casa, en tu habitación, buscar un momento de tranquilidad y escribirlo… ¿qué te apasiona? Escribe todo lo que te guste, hasta lo que consideres una tontería.

Una vez que lo tengamos, vamos a dedicarle mas tiempo, se trata de dedicar más tiempo a las cosas que te apasionan, aquí puedes programar un momento del día para dedicarlo a esto que te gusta y te apasiona… si te encanta pintar, escuchar música, deporte… sea lo que sea, busca un tiempo para hacerlo, aunque sean 30 minutos…

Puedes empezar un nuevo reto, lo retos nos motivan, pero que sea un reto que te emocione, sin analizar si es difícil o no, sino pensando en ese reto que tienes en tu cabeza y pensar qué primer paso te ayudaría a acercarte a él… ya sea buscar en internet cómo hacerlo, comprarte un libro, ir a preguntar a un amigo, asesor… lo que sea, ese primer paso que te ayude a acercarte a él.

Muy importante: celebrar los logros, celebrar todo lo que has conseguido en tu vida, incluso aquellos problemas que has superado, todo lo que te venga a la cabeza.

Y por último, expresar gratitud, siempre lo decimos, agradece lo que tienes, desde lo más pequeño, tu cama, el agua caliente… ser agradecidos nos lleva a pensamientos positivos.

A veces, lo que necesitamos en tomarnos un tiempo, un momento para saber y conectar con lo que nos gusta…sería como el recordarnos qué nos gusta, qué nos gusta hacer, qué nos hace felices, para reavivar la llama, porque si queremos sentirnos felices y motivados ¡vamos a hacer aquello que nos gusta!. Y es que pasamos mucho tiempo de nuestro día a día, ya no decimos de nuestra vida, sino de nuestro día a día, haciendo cosas que no nos gustan, y esto es entendible porque tenemos obligaciones, pero nos podríamos preguntar ¿con qué frecuencia hacemos actividades divertidas, aquellas que nos hacen sentir que hemos tenido un buen día? No hace falta hacer grandes cosas, quizás leer, ver o llamar a algún amigo, darte un baño tranquilo con música… lo que sea que te haga conectar con lo que te gusta. Por lo que sería muy bueno que pensáramos en aquellas pequeñas cosas que nos hacen felices, y que nos pueden hacer cambiar de tener un día gris a tener un día soleado…

Así que la recomendación es que busquemos aquello que nos apasiona, que nos gusta…Si te gusta cocinar, leer, correr…

A veces nos cuesta saber qué nos gusta, estamos tan desconectados de nuestro cuerpo que ni lo sabemos, y no es tan raro, pregúntate qué es lo que te gusta, pero a ti, no lo que le gusta a los demás, sino a ti. Nos podríamos preguntar también ¿Cuándo ha sido la última vez que has tenido un gran día? ¿qué hiciste ese día? Aquí igual te das cuenta de que hiciste algo nuevo, de que quedaste con amigos, que te reíste, que te sentiste tranquilo… y con este darte cuenta, quizás averigües qué te gusta…

También te puedes preguntar ¿cómo le describirías tu día ideal a un amigo?  Puedes preguntarte también si hay algo que cuando eras pequeño, adolescente te gustaba hacer y que ya no haces.

Esperamos que te sirva para mantener tu motivación….y si quieres ir más allá:  el coaching puede ayudarte, contáctanos!!

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This