Sentirnos motivados por conseguir un objetivo, algo que es importante para nosotros y levantarte un día y pensar que no es tan importante, en ese momento nos desinflamos, empezamos a sacar pegas y lo dejamos pasar… ¿no? esto es algo que todos conocemos y alguna vez nos ha pasado…

Y es que ….¿qué pasa con la motivación?

La motivación es como el amor a primera vista, porque aparece rápido y de una forma muy intensa, pero ¿qué ocurre? Que como todo lo intenso, al final tiene un carácter temporal…. Y esto ocurre en muchas ocasiones con nuestros propios objetivos… a quien no le ha ocurrido, por ejemplo, pensar en “quiero empezar a correr, imaginarte ese día por completo como lo vas a hacer, qué día vas a empezar a correr, emocionarte incluso con la idea de salir a correr y luego una vez que has salido el primer día no volver a salir… Eso ocurre con la motivación, que es necesaria para ese empuje que necesitamos pero también es pasajera, la motivación se desvanece… por tanto ¿qué es lo que necesitamos para que la motivación pase a otro estado de duración?  Pues lo que necesitamos es “Tener un compromiso”

Un compromiso ya es algo más formal… cuando estás comprometido con tu meta no te permites abandonar, aunque te surjan dudas, desilusiones… cuando estás comprometido ya no te cuesta incluso decidir, porque ya tienes claras tus prioridades, y aquello en lo que estés implicado ocupará siempre tu primer lugar, y si no fuera así, si no ocupara tu primer lugar significa que no es un compromiso… la propia palabra lo indica, por ejemplo con el compromiso de boda… aquí ya sabemos que es inamovible (bueno, algunos casos igual no es así jajaja)…

¿De dónde nace la motivación?

Cuando iniciamos un proceso de coaching, con una meta u objetivo bien definido y la persona adquiere un compromiso fuerte, podrá ir más lento o mas rápido pero irá, las acciones se mantienen en el tiempo y eso pasa en general, cuando te propones conseguir algo y te comprometes podrás tardar mas o menos pero lo conseguirás, es como el que se propone adelgazar o el que se propone alimentarse de manera mas sana, si el compromiso es firme lo hará… quizás adelgace lentamente pero lo hará… porque si estás comprometido con adelgazar, esa será tu prioridad y si sales de comida con una amiga buscarás qué hacer, qué pedir, qué comer  ¿no? que no significa que no salgas sino que tu prioridad es comer sano y así lo harás…. porque cuando estás comprometido viene de la mano esa fuerza que te impulsa a seguir, la fuerza de voluntad … y claro es importante primero estar motivado, así que…de dónde nace esa motivación? Pues esa motivación nace de alguna premisa importante para ti, y eso es precisamente lo que debes recordar para permanecer comprometido, es decir, en esa motivación buscar un compromiso… pregúntate: ¿para qué quieres lograr ese objetivo? Pero no te quedes en un sólo para qué, sino que debes buscar el último para qué lo quieres lograr, en el ejemplo de adelgazar podría ser:  quiero adelgazar para verme más guapa, entonces pregúntate ¿para qué quieres verte más guapa? Para estar más saludable, ¿para qué quieres estar más saludable? Para tener mejor estado de ánimo, ¿para qué quieres tener mejor estado de ánimo? Para tener una mejor relación con mis hijos, si este es el último para qué, esa será la razón para seguir motivada/o porque eso lo voy a convertir en  prioridad, es decir, que será lo primero en lo que pienso cuando me levanto y lo último cuando me acuesto… y esto será así porque tu mente y tu corazón estarán unidos en conseguir tu verdadero objetivo de tener una mejor relación con tus hijos, que es tu recompensa final,  que en este ejemplo, pasa por adelgazar.

A veces nos resulta más fácil cuando el compromiso es con un tercero, por ejemplo… estudiar porque te has comprometido a presentarte a una prueba… pero cuando el compromiso es con uno mismo nos cuesta nos suele costar más….

También es muy importante saber qué es exactamente lo que quieres, porque a veces tenemos la motivación y el compromiso muy claro, ya sea de si quiero hacer deporte, o si quiero mantener una vida sana, quiero… por ejemplo, levantarme pronto todos los días para dedicarme un tiempo para mi ocio…. Pero también hay ocasiones en los que no sabemos bien lo que queremos, sabemos lo que nos gustaría, pero nos da miedo materializarlo o nos bloqueamos a la hora de saber qué hacer con una parte de nuestra vida… imagina que quieres hacer un cambio de trabajo, quieres buscar en qué eres bueno, o quieres buscar como  “Tu propósito”, aquí es importante tener claro qué es lo que te gusta.

Cómo definir el propósito

Hay una herramienta que nos puede ayudar para definir nuestro propósito, viéndolo desde el entorno laboral, una herramienta sencilla que te hace tener una primera visión, y luego ya sería desarrollar esa primera visión… vamos a indicar aquello que tenéis que reflexionar

  • En primer lugar, escribir tres o cuatro actividades con las que mas disfrutes, y que con ellos obtengas resultados que sean buenos para ti y para otros. Por ejemplo, si habláramos de mí, yo te diría que a mí me gusta, el bienestar, el yoga, el mindfulness, el crecimiento personal.
  • En segundo lugar, escribe a qué personas, grupos de clientes, te gustaría desarrollar tu actividad. Siguiendo con mi caso, te podría decir, a mí me gusta adultos con ganas de aprender, personas que necesiten ayuda por algún bloqueo…
  • En tercer lugar, pregúntate ¿Cómo vas a ayudar a ser útil a los clientes con los que te gustaría trabajar? Para ello volvemos a escribir tres o cuatro palabras de acción, verbos para así describirlo.

En mi caso pondría, dar clases, enseñando, acompañando…

Una vez que tengas esto escrito, haríamos un cuadro con 3 columnas y 4 o 5 filas, en las que pondríamos en la primera columna como vas a ayudar, en la segunda columna las personas o clientes, y en la tercera cómo lo harías, que serían las actividades.

En mi caso quedaría algo así:

Me gustaría:

Ayudar

Personas

Haciendo actividades:

Dar clases

Adultos con ganas de aprender

Bienestar

Enseñar

Personas que necesiten ayuda

Yoga

Acompañar

 

Mindfulness

 

 

Actividad relacionada con el crecimiento personal, coaching

 

Y la frase de tú propósito la definiríamos así: Me gustaría AYUDAR a las PERSONAS mediante estas ACTIVIDADES.

En mí caso y con lo que he ido rellenando en el cuadro, podría hacer una primera definición de mi propósito resumiéndolo así: “Me gustaría ayudar a adultos que necesiten ayuda y que tengan ganas de aprender y mejorar su bienestar dando clases y enseñando yoga, mindfulness y actividades que estén relacionas con su crecimiento personal.”

Para materializar lo que tienes en la cabeza, primero es importante transformarlo en un hecho, materializarlo y escribirlo…y es que independientemente de lo que buscas, ya sea crear tu propio negocio, hacer un cambio en tu mundo laboral, o competir en algún deporte.. sea lo que sea una vez que lo tengas claro, descubrirlo dará sentido a lo que haces…

Muy importante también es tener identificado aquello que se te da bien, estaríamos hablando de aquello en lo que destacamos, y esto podríamos decir que sería nuestro talento. Y es que el talento viene marcado por algo que se te da bien, y es tan natural en ti que nunca le has dado importancia… porque para ti es algo normal y lo que nos es natural no lo solemos valorar… en cambio,  los demás de una manera u otra te lo dicen, te pueden decir qué bien se te da explicarte, qué bien se te da dibujar, qué bien te expresas, qué bien organizas y como es natural en nosotros, no le damos ningún valor.

Como dice Mario Alonso Puig, “uno ha de buscar el talento en aquello que le es natural, porque el talento siempre deja huella, siempre se expresa… ese talento va dejando mensajes”.

Si nos cuesta ver que se nos da bien, podríamos preguntárselo a nuestras personas mas cercanas, a nuestra familia, amigos, pareja… ya veras como te sorprende lo que te digan y es que tendemos a pensar que el talento está en la cabeza de una persona pero realmente el talento está en el corazón… porque cuando el corazón se enciende, cuando el corazón se motiva… la cabeza sigue el ritmo…  

En resumen, podríamos decir que la motivación es un enamoramiento necesario, un empuje que nos lleva a conseguir lo que queramos, pero igual que un enamoramiento es pasajero y pasa a un estado mas profundo de amor, la motivación nos lleva al compromiso, y si el compromiso es firme haremos realidad nuestro deseo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This