Hoy vamos a hablar de la resiliencia, en concreto a cómo podemos reforzar nuestra capacidad de resiliencia, pero antes de entrar a ello, empezamos por el principio, por definir qué es la Resiliencia. Según la Real Academia Española de la Lengua, RAE, la resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas….

¿Qué significa esto? Pues que a veces la vida nos pone a prueba, surgen rupturas, problemas en el trabajo, familia, pérdidas, pandemias, …  y ante esto tenemos dos caminos, o dejarnos vencer,con todo lo que conlleva, o sobreponernos, en este caso es cuando apuestas por la resiliencia. Y la resiliencia, este sobreponerse a situaciones límite es algo que podemos hacer todos.

Es algo que podemos hacer todos, logicamente esto implica esfuerzo, pero algo que caracteriza a las personas resilientes, es la capacidad que tienen para saber cuáles son sus fortalezas y sus habilidades, así como sus defectos y limitaciones, es decir, la base de la resiliencia es conocerse, por tanto, al ser consciente de sus limitaciones y de sus habilidades confían en lo que pueden hacer…  además, son personas creativas, y es que, ante un problema sus pensamientos van en la línea de resolver ese problema, por lo que asumen las dificultades como un reto y una oportunidad para aprender.

Y es que, a lo largo de nuestras vidas pasamos por situaciones difíciles y las personas resilientes son capaces de ver y saber que este momento pasará… incluso cuando se enfrentan a un problema, después del caos inicial, adoptan la pregunta ¿qué puedo aprender de esto?  Porque estas personas en lugar de estar pensando en las cosas malas que les ocurren, se centran en lo que pueden hacer, en cómo se puede resolver de la mejor manera posible lo que les sucede, porque tienen desarrollada la capacidad de aceptación, una de las actitudes Mindfullnes de la que ya hemos hablado en otras ocasiones, prestan atención a los momentos agradables, son capaces de disfrutar esos pequeños momentos, porque viven en el aquí y en el ahora conectados con el momento presente.

Además las personas resilientes tienden a rodearse de personas positivas, tienen una buena gestión emocional, ven la vida con objetividad pero siempre a través del optimismo, pero es un optimismo realista…es decir, ven lo que pueden sacar en positivo de la situación que les acontece pero sin adornar la situación ni evadirla.

¿Cómo podemos ser más resilientes?

Al final se trata de actitud… no se puede evitar que ocurran problemas, pero sí se puede cambiar la manera en la que lo interpretamos o reaccionamos ante ellos, intentando ver más allá, aceptando que el cambio es parte de la vida, y aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar nos ayuda a enfocarnos en lo que sí podemos mejorar…

Es importante también, desarrollar la capacidad para ir hacia tu objetivo, preguntándote qué es lo que puedes hacer para mejorar hoy y que a la vez te va a ayudar a ir hacia donde quieres ir. Hay situaciones en las que es mejor llevar una acción decisiva, ya que ignorar el problema esperando a que desaparezca no lo va a solucionar, esto nos pasa porque a veces el miedo nos paraliza, cuando realmente lo que nos puede ayudar es reflexionar sobre lo que está ocurriendo y tirar hacia delante…

También podemos establecer buenas relaciones con la familia, amistades y otras personas que sean importantes en nuestras vidas, aceptando ayuda y apoyo, y es que, qué mejor que sentirte querido y escuchado cuando estás viviendo una situación complicada ¿verdad? Y es que, muchas veces nos cuesta pedir apoyo como si fuera un signo de debilidad cuando realmente es un signo de valentía también el dejarse ayudar, y es que, muchas veces no hay por qué enfrentar los problemas en solitario.

Importante también es no perder la esperanza, cuidar de uno mismo, prestando atención a lo que deseas y a lo que necesitas… haciendo cosas que te gusten, ya sea el deporte, bailar, ir al cine… cuidando de tu mente y de tu cuerpo, y aquí, como ya henos hablado en unas cuantas ocasiones, te ayuda mucho el Mindfulness y el yoga…

¿Qué ejercicio o herramienta nos puede ayudar?

Nosotras recomendamos, en primer lugar, la práctica del mindfulness ya que te ayuda a establecer relaciones positivas y a tener mayor perspectiva de lo que está sucediendo…  desarrollando también la capacidad de aceptación, pero también nos puede ayudar el enfocarnos en otras experiencias pasadas positivas, para desarrollar estados de ánimo positivos.

Podemos hacer un pequeño ejercicio de autoexploración, haciéndonos preguntas a nosotros mismos, sobre nuestras reacciones en determinados momentos de nuestra vida.

Es importante desarrollar 5 hábitos:

1 – Dedicar tiempo para conocerte, así detectaras lo que te paraliza, tus miedos y lo que te impulsa, tus motivaciones.

2- Descubre tu talento, ya hemos dicho en alguna ocasión que todos tenemos un don, por lo que es importante descubrir el nuestro, centrándote en tus virtudes, trabajando con ello la autoestima.

3- No te quedes pegado al problema, busca ser flexible. Para ello, observa el obstáculo, piensa como puedes abordarlo, deja para otro momento lo que no puedas solucionar, avanza y aprende.

4- No te aísles, interésate por los demás, por lo que les ocurre… al igual que puedes pedirles ayuda a ellos.

Tambien nos puede ayudar pensar en alguien cercano a nosotros que haya demostrado tener gran resiliencia, pensando quien es…. ¿por qué crees que ha demostrado tener resiliencia? Incluso contándote su historia… luego piensa qué crees que le ayudo a sobreponerse a lo que estaba ocurriendo…

Cuento sobre la resiliencia:

«Una hija estaba muy molesta porque parecía que, cuando un contratiempo se le solucionaba, aparecía un problema nuevo aún más complicado. Habló de ello con su padre, que era jefe de cocina. La miró y, sonriente, cogió tres ollas.

En un puchero puso unos huevos; en otro, unas zanahorias, y en una tercera ollita, café. La joven se quedó pasmada pensando que su padre no la escuchaba, como ya era habitual, porque en lugar de proporcionarle una respuesta se ponía a cocinar.

Después de veinte minutos de cocción, el padre le preguntó a la hija.

  • ¿Qué ves?

La chica quedó atónita.

  • ¡¿Qué quieres que vea?! ¡Como no me haces ningún caso mientras cueces huevos y unas zanahorias y haces café… ! respondió, medio enfadada.

El padre, imperturbable, la invitó a palpar los tres ingredientes. La joven, azorada, le preguntó qué quería decir.

Él le respondió:

  • Los huevos eran frágiles antes de la cocción, y ante la adversidad (el calentamiento con el fuego) se han vuelto duros; las zanahorias, en cambio, eran duras y con el fuego se han vuelto blandas; en cambio, el café, cuando se ha calentado ha sido incluso capaz de poder transformar su contexto: el café ha transformado el agua. ¿Qué deseas ser tú, hija mía, ante las adversidades? Ojalá seas como el café y, cuando aparezcan los problemas o las adversidades, seas capaz de ser fuerte sin dejarte vencer ni aislarte, salir airosa e, incluso, mejorar tú misma logrando cambiar tu entorno».

                                                                                                                                                                                                  La fiesta mágica y realista de la resiliencia infantil. J. Barudy y M Dantagna

Y es que así es, la actitud que decides tener es la que determina cómo sales de las adversidades.

Y como dice John Wooden, “No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer”. 

 

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This