Hoy nos vamos a mover por el mundo del yoga, concretamente vamos a ver  cómo nos puede ayudar a flexibilizar nuestras caderas… en yoga tiene mucha relevancia el trabajo de las caderas, y es que, como ya bien sabemos el yoga es un buen aliado para  todo nuestro cuerpo… y si pensamos en las caderas en profundidad podemos ver lo necesarias que son y es que las caderas son unas de las articulaciones más importantes y complejas de nuestro cuerpo, ya que ayudan a mantener el equilibrio del cuerpo y nos permiten andar, correr…. En definitiva, movernos

Cuando tenemos rigidez en las caderas pues no podemos, por ejemplo, sentarnos de manera cómoda en el suelo, esto se ve claramente cuando te sientas en el suelo cruzas las piernas y tu espalda se encorva… también hacer determinadas posturas de yoga nos puede costar … pero aparte de la incomodidad o no poder hacer determinadas posturas, cuando tenemos las caderas rígidas, el cuerpo compensa la falta de flexibilidad modificando automáticamente los patrones de movimiento. Por ejemplo, al ponernos en cuclillas, los pies rotan hacia fuera y los talones se elevan del suelo. Al sentarnos con las piernas cruzadas, si no hay flexibilidad en las caderas, la espalda se arquea. Al correr, las caderas no se extienden completamente y terminamos balanceando la cadera de un lado a otro y eso repercute en la columna. Y claro, todos estos movimientos que realiza nuestro cuerpo para compensar pues nos pueden causar dolor crónico en la espalda y en las rodillas, entre otras cosas… y es que cuando no tenemos una postura correcta, ya sea al andar, al correr, al sentarnos… pues somos más propensos a tener lesiones.

Emociones y rigidez

Cuando nuestro cuerpo está contraído afecta de manera negativa a la mente, a las emociones…. Y cuando adoptamos una postura abierta nos repercute de la misma manera en nuestra mente, con pensamientos más positivos, creando espacios en el cuerpo creamos espacio en nuestra mente…  las caderas, junto con la pelvis, nos mantienen erguidos y nos ayudan a avanzar, pero por eso mismo también se corresponden con la zona del cuerpo que más tensiones emocionales y físicas encierran. Por ejemplo, y esto se ve muy bien en los niños, cuando se sienten amenazados, o tristes… la primera reacción es acercar las rodillas al pecho y acurrucarse para protegerse… ¿verdad?

El miedo a los cambios, al futuro, a la incertidumbre… si no lo gestionamos de manera correcta, se quedan reprimidos en esta zona produciéndonos bloqueos y reduciendo la movilidad… por lo que si tenemos una actitud muy rígida las caderas también tendrán esta falta de flexibilidad.
Por eso es tan importante aprender a soltar, relajar y equilibrar las caderas y la zona de la pelvis a través de la práctica de las asanas.

Por lo tanto, en las caderas se acumulan tus emociones, y si no las dejas fluir, si no las aceptas y las vives tal cual son,  es cuando puede aparecer esa tensión muscular, la rigidez y la falta de flexibilidad..

Flexibilizar las caderas es bueno para todos, pero hay que tener en cuenta que cada uno tenemos una flexibilidad diferente, una anotomía distinta…, es muy importante ser conscientes de ello, porque trabajar la movilidad de las caderas es algo que siempre nos aportará cosas positivas a nuestro cuerpo, pero es un trabajo de poco a poco, con constancia, esfuerzo, práctica, práctica, práctica …. Y además, siempre teniendo muy en cuenta cómo es tu cuerpo… es muy importante la forma que tengan los huesos de tu cadera, y por supuesto esto va a influir, por ejemplo, en que tengas facilidad o no en abrir las piernas del todo, en que puedas elevar una pierna de manera más profunda o menos, o en que te puedas sentar con las piernas cruzadas de manera cómoda…. Por lo que no deberíamos forzarnos de manera brusca para conseguir una determinada postura, sino aceptarnos como somos, la elasticidad que tengamos y a partir de ahí empezar a trabajar realizando determinadas asanas (o posturas)… que, como ya sabéis, en yoga se mantiene la postura durante un tiempo y se acompaña de la respiración consciente para ir profundizando en el asana. 

 

Posturas para la apertura de caderas

Hay muchas posturas que nos ayudan a flexibilizar las caderas, pero hemos seleccionado una secuencia de  4 asanas que consideramos importantes.

  1. Lo primero que vamos a hacer va a ser sentarnos en la esterilla y flexionar las piernas de tal manera que juntemos las plantas de los pies, uno contra otro…. Y llevamos los pies lo más cerca posible al perineo… nos agarramos con las manos los pies, y alargamos la espalda…. Dejando que las rodillas se vayan cayendo y con ello acercándose cada vez más al suelo… aquí nos quedamos unas cinco respiraciones, dejando que las piernas se suelten y manteniendo la espalda larga. Esta postura es la postura de la mariposa o baddha Konasana.
  1. Luego, siguiendo sentados en la esterilla vamos a estirar las piernas… de ahí, y manteniendo los ajustes anteriores, de espalda larga, estirada… elevamos la pierna derecha, la flexionamos y la abrazamos como si fuera un bebé, de tal modo que quede el pie en la cara interna del codo izquierdo y la rodilla en la cara interna del codo derecho, de aquí abrazamos la pierna hasta acercarlo lo que podemos, a nuestro pecho…. Mantenemos unas respiraciones y luego cambiamos a la otra pierna….
  1. Podríamos tumbarnos boca arriba flexionar las piernas apoyando los pies en el suelo y dejar caer las rodillas en un movimiento suave y lento hacia el lado derecho (sin llegar a tocar el suelo) y luego hacia el lado izquierdo de manera continua y acompañándolo de la respiración…. Acompañamos unas 5 respiraciones.
  1. Desde aquí nos tumbamos boca abajo para pasar a la siguiente asana muy buena para la apertura de caderas que es Kapottasana, la postura de la paloma, aquí podemos utilizar un cojín o un taco para ayudarnos… bien… estábamos tumbados boca abajo, y para pasar a la paloma subimos a la V invertida y de ahí llevamos la pierna derecha hacia delante flexionada y apoyando la espinilla derecha mientras llevamos la pelvis hacia delante y la pierna de atrás estirada (aquí es donde podemos poner la mantita, cojín o taco para apoyar la cadera, nalga y así evitar caernos hacía un lado … desde esta asana tenemos como dos posiciones, primero podemos mantener la espalda alargada con ayuda de los brazos y manos que nos ayuda a estirar y luego podemos apoyar los antebrazos mientras nos flexionamos hacia el suelo… nos quedamos unas respiraciones completas y cambiamos de pierna pasando antes por la V invertida….
  1. Podemos terminar con una pequeña Relajación final, un mini escáner corporal o con unos minutos de meditación y respiración…

Mantener las caderas flexibles es uno de los objetivos de la práctica de yoga, ya que con ellas estamos preparando el cuerpo para la posición sentada de meditación, además de que nos ayuda a mejorar las dolencias relacionadas con la espalda baja.

Muy importante también es mantener el no juicio, no frustrarnos si no llegamos a una determinada postura, por el contrario…  darnos la oportunidad de experimentar la postura, que es realmente de lo que se trata cuando la practicas, de sentirla, de aplicar la curiosidad, aquí nos damos cuenta de muchas cosas, de cómo estamos, cómo nos sentimos… y esto en la práctica del yoga es esencial.

NAMASTE

 

 

 

.

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This