Hoy vamos a hablar de cuánto afectan positiva y negativamente lo que otros esperan de ti,  el  efecto Pigmalion. Y es que, el efecto Pigmalión se conoce como la influencia que una persona puede ejercer sobre otra, basada en la imagen que esta persona tiene de ella.

Para entenderlo vamos a su origen, en el que cuenta una obra del poeta Ovidio, efecto Pigmalión se basa en el mito griego de un escultor llamado Pigmalión, rey de Chipre, que buscó durante mucho tiempo a la mujer perfecta con la que casarse. Al no encontrarla se dedicó a esculpir en piedra imágenes de lo que creía que debía ser la mujer perfecta. Una de sus esculturas superó sus propias expectativas, y la vio tan bella que se enamoró de su propia creación, a la que llamó Galatea. Después de un sueño de Pigmalión donde Galatea cobraba vida, despertó y se encontró con la diosa Afrodita que, conmovida por el amor que sentía por la escultura, le dijo que merecía la felicidad que él mismo había creado, y dio vida a la estatua convirtiéndola en humana y haciendo realidad los deseos de Pigmalión.

Metafóricamente, este mito lo que quiere decir es que, si alguien está convencido de que puede lograr hacer algo, finalmente lo logrará. El mito se refiere a la confianza en uno mismo.

Este mito griego no sólo habla de la expectativa que tienes en ti, si crees que puedes hacer algo finalmente lo puedes lograr, pero también ocurre hacia otros, de las expectativas como decíamos, que tengas en otras personas…y esto es importante, porque depende de la influencia que tengas en otros y de las expectativas que deposites en otros lo que puede dar lugar a la profecía autocumplida.

Profecía autocumplida

La profecía autocumplida, tiene que ver, con que, teniendo en cuenta la influencia que puedes ejercer sobre ti mismo u otra persona o grupo de personas, a veces cuando creamos unas expectativas, ya sean positivas o negativas en otra persona, puede impactar sobre su trabajo, su conducta o su rendimiento académico.

Por ejemplo, si un profesor piensa que su clase es una buena clase, y ve las capacidades de cada uno, sus recursos, y les motiva conforme a lo que ve en cada uno de sus alumnos, seguro que esa clase va a superar sus propias expectativas, va a saber motivar a sus alumnos y se cumplirá el objetivo de que es una buena clase.

Si, por el contrario, ese mismo profesor cree que su clase, es una clase de bajo nivel, no cree en ellos, no les motiva, al contrario, da por hecho que no van a llegar a más, lo que ocurre es que esta profecía se cumple y el rendimiento de la clase será regular… porque les está transmitiendo a los chicos que no van a llegar a más.

Por lo tanto….qué importante es lo que decimos a los demás, lo que nos influye las creencias del otro… Se han hecho experimentos muy interesantes que demuestran esto que decimos, el primer experimento que se hizo, que fue pionero en ver los resultados del efecto pigmalion fue llevado a cabo por el psicólogo Robert Rosenthal en los años 60.

En un contexto educativo se comunicó a un grupo de docentes que durante ese curso iban a estar a cargo de un grupo de alumnos con un bajo nivel de inteligencia, dijeron que les habían hecho un test de inteligencia y que había dado un resultado bajito (este experimento parte de que no era real, sino que se trataba de un grupo de nivel normal de inteligencia)… cuando terminó el curso los mismos maestros evaluaron que tal y como les dijeron los alumnos eran poco inteligentes. Por lo que Rosenthal alegó entonces que los docentes se habían dejado llevar por sus creencias y que, en consecuencia, habían actuado frente a sus alumnos con prejuicios confirmando la profecía de que sería un año difícil a cargo de un grupo difícil.

 

Cree en ti

Por tanto, podríamos sacar de la gente o de nosotros mismos ese potencial que a veces ni reconocemos, a veces, no nos valoramos de manera positiva pero si alguien viene y te dice: Tu puedes hacerlo, si ve en ti esa posibilidad consigue motivarnos…Si alguien que tenemos cerca nos motiva, nos anima, nos valora y nos transmite que SÍ podemos conseguir lo que nos hemos propuesto, hará que salgan nuestras creencias potenciadoras, que salgan nuestros recursos que nos van a ayudar a alcanzar nuestra meta, si por el contrario tenemos cerca a alguien que NO confía en nosotros, conseguirá el efecto contrario, que salgan nuestras creencias negativas, estas creencias que confirmen que el otro tiene razón, cómo lo voy a conseguir, dónde voy pensando de esta manera… y por tanto que no consigamos el objetivo, la meta, que nos hemos marcado…

Pero también es muy importante que tú seas tu propio Pigmalión, es decir que creas en ti, que escuches tu parte positiva, si quiero hacer deporte, en lugar de enredarme en aquella ocasión en la que no lo conseguí, centrarme en cuantas veces he conseguido lo que me he propuesto, buscando situaciones en las que he sido capaz, buscando las pruebas y luego actúa… (Eso sí, es fundamental que el reto dependa de mí).

Y también es necesario ser el Pigmalión de otros, nosotros influimos también en los demás, por tanto, tenemos que quitarnos los prejuicios, tener paciencia con los demás, con nuestros hijos…, ser benevolentes para buscar cosas buenas en los otros… buscar donde está el potencial del otro para hacérselo ver.

A la hora de educar a nuestros hijos, es muy importante, muchas veces hacemos comentarios a nuestros hijos sin intención ninguna y afectamos en su motivación interna, de manera negativa. Si ante un examen nuestro hijo suspende y le decimos, es que nunca vas a llegar a nada, tanto esfuerzo para nada… no sabes organizarte… lo que le transmitimos al niño es que no confiamos en él, que nunca va a llegar a nada… si por el contrario le decimos, te has esforzado, como puedo ayudarte, por qué crees que has fallado… te estás enfocando en lo que tu hijo puede potenciar…

Esto con nuestros hijos, pero también cuando hablamos con otros, en el trabajo, amigos, familia… se trata de sacar el potencial de la persona y hacérselo saber.

Como dijo Henry Ford “Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón” y es que así es, nosotros mismo tenemos la capacidad de hacer aquello que creamos que podemos hacer por el mero hecho de creer que podemos.

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This