En el post anterior os hablábamos de la inteligencia del corazón, y os decíamos entre otras cosas, que los neurocardiólogos han  descubierto que el corazón posee su propio sistema nervioso, llamado el “cerebro del corazón”. Tiene más de 40.000 neuronas y puede sentir, procesar información, tomar decisiones y memorizar.

Para estimular el corazón podemos cultivar cualidades del corazón, como el amor, la gratitud, el perdón….

En el post de hoy nos vamos a centrar en la gratitud, os vamos a dar unos tips para cultivala.… y es que la gratitud es una emoción que te puede ayudar a mejorar tu vida de muchas maneras. Existen números estudios que demuestran que el sentimiento de agradecimientos nos envuelve por completo y es que es difícil sentirse deprimido cuando estás enfocado en sentirte agradecido. Además te ayuda a mejorar tu estado de ánimo y tu sentido personal de bienestar.

Según el Centro de Investigación de la Conciencia y la Atención de la Universidad de California, en Los Angeles, expresar gratitud cambia literalmente la estructura molecular del cerebro, mantiene la materia gris funcionando, y nos hace más saludables y felices. Cuando practicas la gratitud generas sentimientos de felicidad y tu sistema nervioso central responde positivamente, llevándote a estar más relajado y tener mas claridad mental, equilibrio y serenidad.

Apuesta por una actitud positiva

Para cultivar la inteligencia del corazón por medio de la gratitud podemos comenzar apostando por una actitud positiva valorando lo que tienes, ¿Qué cómo se hace esto? Evitando malgastar energía comparándote con otras personas, deseando cosas que no tienes…así que nos tenemos que enfocar, como decía, en lo positivo, valorando con ello aquello que sí tienes. Agradeciendo lo mucho o poco que tengamos. Ten cuenta que lo que haces es agradecer lo que está ahí por el simple hecho de que podría no estarlo.

Por ejemplo: valoro que puedo tomar un café por la mañana, que puedo tomar una ducha,  valoro que estoy sano, valoro mi vida…

Sal al parque, siéntate al sol y tomate un momento en silencio para apreciar lo que tienes en la vida. Disfruta el momento presente al máximo, ya sea que vayas a nadar, a caminar al parque, a hacer excursión o a escalar una montaña. La comunión con la naturaleza te hará ver cuán impermanente es tu vida y cuánto debes apreciar todas las pequeñas cosas que nuestro mundo tiene para ofrecerte.

Y es que Una buena actitud te ayuda a reconocer, aceptar y dejar ir las emociones negativas desde el momento en que empiecen a surgir, cambiando con ello la perspectiva del día.

Lista de razones para ser feliz

Otra cosa que podemos hacer es hacer una lista de razones para ser feliz. Damos por hecho muchas de las cosas que tenemos y no nos damos cuenta de su valor, por eso es interesante y necesario prestar atención a aquellos aspectos de nuestra vida que nos pasas desapercibidos pero que sentimos que nos proporcionan felicidad cuando los tenemos. Cuando identificas lo que te hace feliz es mucho más fácil valorarlo cuando lo estás experimentando.

Por ejemplo: las sensaciones de dejar que te de el sol en la cara, las conversaciones, risas con tus seres queridos, los juegos con tus hijos, con tus mascotas… el aire que respiras…

Para ello os invitamos a hacer un listado, preguntándote… ¿qué cosas vienen a tu mente por las que te sientes agradecido? Incluye en esta lista a personas que están a tu lado cuando las necesitas, amistades, piensa en lo mucho que estas personas significan para ti, lo afortunado que eres de tenerlas en tu vida.

Agradece a tu familia, Tómate el tiempo para decirle a tu familia lo mucho que significan para ti. Si no viven cerca de ti puedes llamarlos o escribirles una carta sincera donde les expreses tu aprecio.  

La salud, es otra de las cosas que se da por hecho…. Quizás ahora es más valorado, por la situación que estamos viviendo… agradece que estés sano, de tener una mente y cuerpo saludable.

Asegúrate de estar agradecido por las pocas o muchas oportunidades que tienes a tu alcance y haz lo que esté en tu mano para aprovecharlas, pero ten en cuenta, que una cosa mas que señalan las investigaciones, es que tiene mas impacto centrarse en las personas por las que nos sentimos agradecidos que enfocarnos en las cosas.

Identifica tus habilidades

Puedes identificar una habilidad que tengas… desde las habilidades básicas como caminar, montar en bici leer, hasta aquellas habilidades especiales que te hacen una persona única.. como la habilidad de escuchar, dar ánimo a las personas…  visualiza por un momento lo que sentirías si no lo tuvieras y luego siéntete agradecido. Esto también lo podemos aplicar para las personas que están cerca de ti, imaginando cómo sería tu vida sin ellas y valorando profundamente lo que hacen por ti. Una actitud mental positiva se logra al prestar más de tu atención a lo que tienes en tu vida y pensar menos en lo que no tienes. Asegúrate de explicar cómo te hace sentir cada elemento que escribas y por qué estás agradecido por ello.

Por ejemplo: «Estoy agradecido de tener casa.  En mi casa me siento protegido, siento alivio al saber que siempre hay un lugar reconfortante al que puedo volver, es tu refugio, tu zona en la que te encuentras seguro….»

Estoy agradecido de tener a X persona cerca de mi, porque se que puedo contar con ellx siempre que la necesite, por como me siento cuando estoy con el o ella …. Y así haciendo lo posible por escribir al menos entre 5 y 10 cosas diferentes cada día.es importante ser original, no poner siempre lo mismo, y así obligas al cerebro a buscar nuevas cosas por las que sentir esa gratitud y convertirla en un hábito o en una forma de pensar mas automática para ti.

Asi, al esforzarte por encontrar nuevas razones específicas por las cuales estar agradecido, tu diario será más desafiante a medida que pasa el tiempo. Desarrollarás mayor conciencia y capacidad de agradecimiento, y encontrarás cada vez más cosas que diste por hecho o que tal vez nunca habías notado.

Expresa abiertamente la gratitud

Otra de las cosas que podemos hacer es, expresar abiertamente la gratitud. Y es que puede que te sientas agradecido por todo aquello que tienes, por tus amigos, por tu familia, salud… pero no siempre lo expresamos.

Aquí os recomendamos escribir y leer una carta de agradecimiento a una persona importante para ti, esfuérzate en comunicarle lo mucho que le valoras, lo agradecido que estás con él o ella… sé sincero y déjate llevar por tus sentimientos de gratitud.

Dar las gracias cuando vayas a comprar, cuando te pongan un café, cuando te dejen pasar primero en un supermercado… da gracias cuando la situación lo merezca, da gracias a tus amigos, incluso puedes dejarles una nota, un whasapp de agradecimiento… seguro que les encantará leerlo.

Apréciate, valora tus esfuerzos y celebra tus resultados

Evita a toda costa vivir como víctima. Si quieres ser una persona agradecida, entonces tienes que tomar la responsabilidad de tus palabras y de tus actos, y dejar de pensar que el mundo, tus maestros, tu jefe, tus amigos o tu familia, están todos en tu contra.

Recuerda, que la gratitud se trata de ser consciente de lo que tienes, no de lo que no tienes. Estar en el momento presente te puede ayudar a reflexionar sobre, qué es realmente importante en tu vida. Demasiado enfoque en el pasado o en el futuro, puede provocar sentimientos de decepción, ansiedad e incluso miedo.

Estudio sobre la gratitud

Un estudio sobre la gratitud, realizado por los psicólogos Robert Emmons, y Michael McCullough, se pidió a todos los participantes que escribieran unas cuantas frases cada semana, sobre temas particulares. Un grupo escribió sobre cosas por las que estaban agradecidos que habían ocurrido durante la semana. Un segundo grupo escribió sobre los problemas diarios o las cosas que les habían desagradado. Y el tercer grupo escribió sobre los eventos diarios, que les habían afectado (sin hacer hincapié en que fueran positivos o negativos). Después de 10 semanas, los que escribieron sobre la gratitud que recopilaron en su cuaderno las cosas por las que se sentían agradecidas, reportaban menos síntomas de malestar físico, sentían mayor bienestar en sus vidas, hacían ejercicio con más regularidad, eran más optimistas y lograban avanzar más hacia el logro de sus metas

Y es que para llevar un diario de gratitud sólo tienes que comprometerte a escribir de  5 a 10 cosas por las que te sientes agradecido cada día. Si te parece difícil comenzar a escribir, puedes empezar sintiéndote agradecido de estar vivo. Luego puedes empezar a escribir acerca de algo que tengas a tu alcance en ese momento, como el agua que bebes, la ducha que te acabas de dar, el dormir en una cama cómoda… Disfruta las actividades que te hacen sentir feliz, aún cuando puedas no ser un experto en ellas, como bailar, cantar o escribir.

Convierte la gratitud en un hábito

Lo que os recomendamos es practicar la gratitud a la misma hora todos los días para así convertirla en un hábito. Puede ser por la mañana cuando te levantes o por la noche cuando te acuestes, y agradezcas los momentos importantes del día.

Después de anotarlo, cierra los ojos, respira profundo y visualiza lo que has escrito, volviendo a vivir… experimentando ese sentimiento profundo de gratitud…

Recuerda que varios estudios científicos han comprobado que el estrés, la ansiedad o la depresión, no pueden estar presentes al mismo tiempo que la gratitud y la aceptación. En otras palabras, una mente envuelta en un sentimiento de agradecimiento, no puede sentir ansiedad o depresión. 

GRACIAS!!!!

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This