Hablaremos de lo que es la incertidumbre y de cómo podemos gestionarla…

¿Qué es la incertidumbre?

Incertidumbre es una situación de desconocimiento que se tiene acerca de lo que sucederá en el futuro… Siempre está presente en la vida de las personas, y es que, todos hacemos frente a la incertidumbre, en momentos tales como, cuando hemos tomado una decisión profesional de un cambio de trabajo, cuando hemos empezado una relación amorosa o incluso cuando se ha terminado, cuando hemos cambiado de colegio a los niños…. Es decir, la incertidumbre va de la mano durante toda la vida con nosotros, lo importante es saber relacionarse con la incertidumbre… preguntarnos ¿Cómo nos relacionamos con la incertidumbre? ¿Qué nos pasa cuando la relación con la incertidumbre no es buena?

La incertidumbre, como decimos, va de la mano con nosotros, toda nuestra vida, por lo que la incertidumbre en sí no se puede gestionar, ya que, no depende de nosotros, pero lo que sí podemos gestionar es la emoción que nos genera esa incertidumbre… si nos produce temor, titubeo, a veces incluso parálisis, inseguridad…

Es importante No rechazarla, puesto que la incertidumbre es la oportunidad de pasar al siguiente nivel, nos saca permanentemente de la zona de confort y nos obliga a ocuparnos de las cosas… si por el contrario, la rechazamos e intentamos controlar la incertidumbre dando vueltas en nuestra cabeza a las posibilidades que existen, en vez de ocuparte pasas a preocuparte, entrando en un bucle,  que nos hace sentir cada vez más angustiados, inseguros y ansiosos… lo importante es entender los miedos que nos genera, de qué queremos protegernos… y poner en foco no sólo en lo que nos cuesta, sino en lo que podemos hacer, para así contrarrestar parte de ese miedo, poniendo el foco en aquello que sí controlamos y buscando con ello cierta calma.

Y es que a veces entramos en bucle en lo mal que está todo, en lo que está ocurriendo, entrando en ese bucle de negatividad…y cuando yo me resisto a algo que no me gusta, lo que sucede es que activamos los núcleos amigdalinos en el cerebro y biológicamente reducimos la capacidad real para hacerle frente, y también con ello reducimos la memoria, aquello de “me quedo en blanco” “no soy capaz de pensar con claridad…” incluso reducimos también  la inteligencia, de ahí que sintamos esos bloqueos y con ello, tenemos menos opciones para actuar y para tomar determinadas decisiones por lo que nos vamos angustiando más… por ejemplo con esa creencia tan limitante que nos surge cuando nos decimos “No soy Capaz”

Y es que nos pasamos el día preocupándonos por cosas que difícilmente sucederán, y le damos vueltas y vueltas, y lo imaginado es normalmente mucho peor que lo real, es muy importante que seamos conscientes de que el 95% de las preocupaciones son por cosas que nunca van a producirse… por lo que estaríamos alimentando los pensamientos negativos e intrusivos que permite el Sistema nervioso Simpático (responsable de las amenazas) cuando se activa. Bajo este sistema nervioso, solo podemos crear este tipo de pensamientos, pensamientos que se generan para mantener tu estado de alarma.

Es verdad que la realidad ha cambiado, ahora no sabemos lo que nos deparará el futuro, ni cuándo tendremos vacunas para el COVID, ni siquiera sabemos con seguridad lo que ocurrirá hoy… y es que no podemos prever lo que pasará mañana con exactitud. Pretender tener control absoluto sobre todas las variables de tu vida, además de ser imposible, o al menos poco “viable”, sólo nos va a ocasionar más miedos e intranquilidad… La auténtica confianza nace de la flexibilidad que tengamos ante la incertidumbre, así que pregúntate ¿Cuál es el nuevo escenario? ¿qué ha cambiado? ¿Qué es lo más importante para ti en esta nueva situación? Y pon el foco en lo que depende de ti y sobre lo que tienes posibilidad de actuar, con la capacidad para adaptarte al cambio con conciencia, disposición y confía en que lograrás aquello que te propones…

Decía Buda que nada es permanente excepto el cambio, y es cierto; la vida es un cambio constante, y con ello un aprendizaje, una evolución…

 

Cuento: “El Junco y el Roble”

 

Con referencia a esta flexibilidad, os traemos un cuento que nos muestra dos formas opuestas de afrontar las adversidades:

Cuentan que una vez hace muchos años crecieron juntos un junco y un roble a la misma orilla del río. 

Compartían las delicias de la primavera y la rudeza del invierno, pero nunca estaban de acuerdo. Un día el roble dijo al junco:

 ¡Realmente eres digno de compasión! El menor soplo de aire te tumba. Mis poderosas raíces son el mejor antídoto contra el viento. ¡Sabes que tengo razón!

 Tal vez, dijo el junco, tengo un aspecto débil y comprendo tu preocupación. Pero no te fíes… ¡La flexibilidad es mi gran fuerza, pues, aunque me doblo, nunca me rompo!

  Tras una larga discusión empezó a soplar un viento terriblemente fuerte. El junco bailó al son del vendaval, flexible ante sus peticiones.

  El roble, rígido y estricto, permaneció inmóvil ante aquella furia. 

 A la mañana siguiente, el junco se alzó sacudido y conmocionado, pero vivo, sólo, para descubrir a su lado un gran agujero, justo donde el roble aposentaba sus raíces.

Así pues, el roble tiene la firme convicción de que su fortaleza es indestructible, la confianza en su solidez  es tan fuerte que no ha de hacer nada, no contempla que lo de alrededor puede cambiar, siente que todo lo controla… mientras que La fuerza del junco, en cambio, reside en la flexibilidad, en saber adaptarse al entorno para llegar a sobrevivir a las contrariedades externas que están fuera de su control. Además, su actitud, de humildad, de no alardear de sus cualidades, ni compararse con otros árboles o ramas e infravalorarlos, le refuerza.

Y es que no podemos evitar que lleguen a nuestras vidas tormentas, que nos muevan y nos desestabilicen, pero lo que sí podemos hacer es mantener una actitud flexible, entendiendo los problemas como situaciones que pasarán, como dijo Darwin “las especies que sobreviven no son las especies más fuertes, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor a los cambios” …

 

  •  

Herramientas para la gestión de la incertidumbre

Podríamos empezar pensando ¿Qué necesitas para sentirte mejor en esta situación de incertidumbre?

Desde ahí podríamos preguntarnos: ¿qué depende de mí? … ¿Puedo hacer algo? Y si es así y realmente puedes hacer algo, céntrate en aquello que puedes hacer… enfocándote en lo que sí puedes hacer… como dice Joe Dispenza “Donde pones la atención pones la energía”

Luego también es muy útil observar la situación desde la distancia…. podemos imaginarnos dentro de 5 años y cómo nos vemos desde allí…desde esa posición siendo un observador que lo ve desde fuera, este observador que entrenamos en mindfulness, situándote en ese momento 5 años después …. ¿qué hiciste? ¿Cuál fue la clave que te ayudó a conseguirlo?

Una vez que te has visto desde ahí puedes planificar un plan de acción, es decir si aquello que pensamos que puede pasar y nos preocupa, pasa de verdad ¿qué es lo que podemos hacer? Crea planes para ahora, no para luego… esta situación también pasará ¿cómo quieres salir de ella?

Agradecer aquello que sí tenemos, de esto ya hablamos en el programa dedicado a la Gratitud, y es que, tristemente, cuando perdemos algo es cuando solemos damos cuenta de su valor… ¿Por qué no celebrarlo y agradecerlo en el día a día y así tenerlo presente?

Infórmate y prepárate sobre la situación que te preocupa, reflexiona sobre tus mejores habilidades, seguro que ya superaste alguna situación difícil e incierta ¿cómo lo hiciste? ¿qué recursos emocionales pusiste en marcha para superar aquella situación? ¿cómo puedes aplicarlos a esta situación?

Vive el momento presente, el  Mindfulness o atención plena, nos invita a prestar atención a aquello que está pasando mientras está pasando, es decir, a llevar la atención al momento presente. Por lo que nos ayuda a que, ante una situación compleja o difícil, centremos la atención en aquello que depende realmente de nosotros.

Esperamos que os ayude!

OMC

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This