Tal y como decíamos en el post en el que hablábamos de la postura del Guerrero (saludos al sol con variantes), la gran mayoría de las posturas de yoga tienen su propia historia cuyo origen está en la mitología hindú.

Hoy vamos a contaros la historia de Matsyasana, traducida del sanscrito como “postura del pez”.

Matsya significa pez. Esta postura está dedicada a Matsya, nombre de un avatar reencarnado del dios Visnu, representado en forma de pez, fuente y conservador del universo y todo lo que existe. Según se cuenta, hubo un tiempo en que toda la tierra estaba corrupta y a punto de ser sumergida por un diluvio universal. Vishnu, adoptando forma de pez, aviso a Manu (el Adán hindú) sobre el desastre inminente. El pez transportó entonces a Manu, a su familia y a los siete grandes sabios en una nave, sujeta a un cuerno de su cabeza. Salvó asimismo los Vedas del diluvio.
Ahondando en la Historia:

En tiempos inmemoriables, Brahma, el creador, cayó en un profundo sueño, causando pralaya, un periodo de disolución cósmica. La lluvia comenzó entonces a caer y comenzaron las inundaciones. En el caos que se creó en el cosmos, un demonio llamado Hayagreeva, robó los cuatro vedas que contenían la sabiduría sagrada del mundo. Ante semejante desastre Vishnu el preservador del universo, decidió aparecerse en la tierra como un avatar en forma de pez.

El buen rey Satyavrat, se estaba bañando en el río cuando un diminuto pececillo fue a parar a la palma de sus manos gritando “Majestad, protégame!”. El rey depositó el pececillo en un cascarón de coco para que viviese allí. A la mañana siguiente, el pez había crecido hasta llenar el coco, asi es que el rey le buscó un recipiente maś grande. A la mañana siguiente, el pez había vuelto a crecer hasta llenar el segundo recipiente, así es que el rey lo depositó en un estanque, pero al día siguiente el pez llenaba también el estanque, y así continuó creciendo hasta llenar un lago entero.

Obviamente el rey se había dado cuenta de que ese pez no era un animal ordinario, así es que le pidió que le revelara su verdadera forma. Inmediatamente el señor Vishnu se le apareció, diciéndole que en 7 días, el mundo entero se vería inundado. “Pero te mandaré una barca, y tú me ayudarás a repoblar el mundo. Durante  los próximos siete días, debes recoger cada semilla de cada planta y árbol que crezca sobre la tierra, y el cuerpo sutil de cada especie animal. Cuando yo llegue, mételos a todos en la barca. Utiliza a la serpiente cósmica Vasuki, como una cuerda para atar la barca a mi cabeza, y yo os llevaré protegidos sobre las aguas”.

Así es que en el momento convenido, Satyavrat cargó la barca con cada semilla, planta medicinal y forma sutil de todos los seres. Mientras tanto el señor Vishnu, o Matsyavatar (en su forma de pez), había recuperado los vedas de las garras del demonio, y los depositó a salvo en la gran barca.

Mientras navegaban por las aguas que cubrían el mundo Matsyavatar le mostró a Satyavrat la sabiduría divina, enseñándole todo sobre los yoga del conocimiento (Jnana), devoción (bhakti) y acción (Karma). A ese discurso se lo conoce como los Matsya Purana.

Así navegaron por miles de siglos, hasta que Brahma despertó. Un nuevo mundo emergió del océano, y el rey Satyavrat se convirtió en el Manu: el que dicta las leyes, el gobernante, el padre de las criaturas de esa nueva era.

Cuando realizamos matsyasana, el pecho y el corazón están al descubierto. Son los puntos culminantes del cuerpo, semejante a la cima de una montaña pequeña. El que puede distenderse en esta postura, pese a la vulnerabilidad que presupone, manifiesta una fuerza: «La fe y la confianza subyacente son inmediatamente accesibles a su experiencia». Ser elástic@ del mismo modo que el pez- no es sinónimo de debilidad. La columna vertebral del pez, liviana y delicada, sostenida por sus músculos, le asegura una forma de la que puede aprender mucho el practicante de asanas. Recordemos que columna vertebral rígida implica vejez, mientras que una columna flexible, liviana y fuerte genera y provee juventud.

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This