Cuando hablamos de posturas que tienen que ver con la apertura del pecho, como sabemos, zona en la que se ubica nuestro corazón, al incidir directamente en él, conseguimos conectar el cuerpo con la mente, pero esto no es algo que se diga “porque sí” en el mundo yóguico, desde el punto de vista de la neurociencia, se ha hecho un fascinante descubrimiento: el corazón no solamente es el órgano que bombea la sangre al cuerpo sin descanso, sino mucho más: podemos hablar de inteligencia del corazón ya que está conformado por neurotransmisores y 40.000 neuronas, incluso, puede generar nuevas neuronas (neurogénesis), es decir, tiene su propio cerebro y se enlaza directamente con el cerebro. Gracias a esta estructura física, el corazón puede sentir, procesar información, decidir y aprender de manera autónoma; es más, es el corazón quien percibe la información en primer lugar y la transmite después al cerebro, utilizando una capacidad asombrosa: la intuición. Numerosos experimentos acreditan que el corazón es capaz de reaccionar a un estímulo antes de que este aparezca, y esto no es magia, es ciencia que avala esta poderosa cualidad del corazón. Existen cuatro vías principales de conexión entre el “cerebro del corazón” y el “cerebro de la cabeza”; la primera es la conexión neurológica, mediante la transmisión de impulsos nerviosos; la segunda, la transmisión bioquímica, mediante hormonas y neurotransmisores; la conexión biofísica es la tercera, a través de las ondas de presión generadas por su latido; y la cuarta hace referencia a la comunicación energética, a través del campo electromagnético que genera.

Este campo electromagnético que genera con su propio ritmo bioeléctrico, se ha medido y puede llegar hasta 3 metros de distancia (5.000 veces más potente que el cerebro), y este campo cambia en función de las emociones ya que, los latidos del corazón se ven afectados por los estados internos, provocando desórdenes en los ritmos cardíacos cuando se sienten emociones desagradables (ansiedad, estrés, frustración, tristeza…). Del mismo modo, cuando sentimos emociones agradables, los latidos del corazón / cardíacos son más rítmicos, más regulares y estables.

Es así como, si estimulamos el corazón, liberándolo con posturas de apertura, repercute positivamente en nuestra mente, ya que se fomenta la aparición de emociones agradables al proporcionar también un cambio de perspectiva.

En estos días de confinamiento, si no nos ha tocado solos en casa, sino que permanecemos todo el tiempo tan cerca de las personas con las que convivimos, con esta gran capacidad de transmisión, imagina el impacto que genera sobre los demás el hecho de que tengamos emociones agradables, les envuelve a ellos, igual que si las emociones que sentimos son desagradables también generarán un impacto directo sobre las personas que tenemos cerca. Cuando realizamos yoga y abrimos el pecho estimulando el corazón nuestra perspectiva de la realidad cambia, ya que ese campo electromagnético llega a todas las células y son capaces de alterar el funcionamiento del cerebro, llevándonos a un estado de calma y serenidad desde el que se puede apreciar la realidad de una forma radicalmente distinta.

El corazón nos conecta directamente con la intuición al permitirnos sentir lo que es mejor a un nivel interno. Si nos permitimos funcionar con cada unos de estos órganos por separado, sólo la mente o el corazón, a veces puede causarnos problemas. Desde un punto de vista racional, la mente puede hacerte sentir miedo de buscar la felicidad fuera de la zona de confort, fuera de esa zona que es conocida para ti, que no significa que sea agradable, si no que te es familiar y la conoces, al mismo tiempo el corazón a veces demanda decisiones que son desconocidas y, por lo tanto las percibes como arriesgadas, la clave radica en utilizar ambos de forma equilibrada, cuando trabajan de forma armónica sentimos mucha más claridad. Esto es lo que consigues con la práctica continuada de yoga, meditación y ejercicios de respiración, y desde ahí un proceso de coaching es aún más efectivo ya que, desde el equilibrio es mucho más fácil encontrar las respuestas que necesitas en base al objetivo que te propones.

“La intuición es la forma mejor y más rápida de conocer todas las cosas, por encima de la razón”.

Platón

Existe un proceso de comunicación dinámico entre el corazón y el cerebro, a través del nervio vago. Cuando hablamos del cerebro, evidentemente estamos incluyendo la amígdala, principal núcleo de control de las emociones y sentimientos controlando las respuestas de satisfacción y miedo basándose en experiencias pasadas. La conexión con el corazón puede variar el modo en que el cerebro procesa la información, además de afectar también a la forma en cómo la energía fluye en el cuerpo.

Pero volviendo a eso del campo electromagnético: 3 metros!! Es increíble, esto explica el impacto que tenemos en los demás y el que los demás tienen en nosotros, ¿alguna vez has sentido que se te acerca una persona y te baja la energía? ¿Y lo contrario? Esas personas vitamina que te dan luz y te elevan esa energía, que te gusta tener cerca incluso aunque apenas las conozcas. Es importante mantenerse rodeado de este tipo de personas, detéctalas y no las dejes escapar!, además tú mism@ puedes convertirte en una de ellas y si ya lo eres mantener tu energía elevada! Aprende a a pensar con el corazón, para que sea más fácil comprender a los otros y vivir en armonía con ellos y sentir emociones elevadas como la compasión, el amor y la gratitud. Para ello Te proponemos, además de tu práctica física de yoga, practicar la meditación del corazón para estimular este órgano cultivando las cualidades del corazón, como el amor, la gratitud, el perdón…, para que así su inteligencia penetre en la inteligencia mental transformándola.

Ahora, ¡tú eliges! ¿qué energía quieres transmitir a los que te rodean?

 

 

¿AÚN NO TIENES LA GUÍA EN 4 PASOS PARA EXPRESARTE DE
MANERA ASERTIV@?

Consíguela aquí ¡GRATIS!.

Recibe GRATIS la "Guía en 4 pasos para expresarte de manera asertiva".

*Información básica de Protección de Datos. Responsable: Om mind coaching (Isabel Rubio y Ruth Prieto) – Finalidad: Enviar información adicional sobre los contenidos del blog, guías y documentación práctica sobre las actividades de Om Mind Coaching. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
Share This